martes, 11 de marzo de 2014

Érase una vez... De marzo



Con la receta de ayer tuve que lanzarme al mercado a comprar las fresas por la mañana y pensando en ello he caído en un detalle: La fresa es una fruta de temporada.

Mi madre es doña ahorrillos e intentó inculcarnos (sin verdadero éxito en todo) su manera de pensar, comprar bien es pagar lo mínimo posible por los mejores sabores. Para ello el mejor truco es elegir los alimentos de temporada, es en ese momento cuando todo tiene el sabor que debe tener porque están en su apogeo y además pagamos menos porque HAY EN EL MERCADO.

Me encantan las cerezas, en diciembre es mi cumpleaños y en una tiendecita "gourmet-pija-de mi barrio" vi unas cerezas gordas, oscurísimas, brillantes, preciosas y SOLO me pedían 24 € por la tarrina.

¡Mi sueldo del mes por una tarrina de cerezas!

Por supuesto no las compré, es muy probable que esas cerezas hayan venido en barco de vetetúasaberdonde, guardadas y mantenidas a temperaturas controladas para que no se pongan feas, lo mismo las han pintado en una escuela de Bellas Artes para que tengan buen color... yo que sé. El caso es que las cerezas del Jerte no son en diciembre.

Tenemos que aprovechar su momento de maduración perfecto. Lo mismo podemos aplicar a verduras, hortalizas y pescados.

Hoy os he preparado una lista de la huerta, otro día os prepararé los pescados. Lo prometo.

De la frutería:
Fresas y fresones                                        
Limones                                                    
Kiwis
Naranjas
Peras de agua
Plátanos
Pomelos

De la verdulería:
Acelgas
Alcachofas
Apio
Calabaza
Calabacín
Cebolla
Cebolletas
Coles de bruselas
Coliflor
Endivias
Espárragos trigueros
Guisantes
Habas
Judías verdes
Lechugas
Lombarda
Pimientos verdes
Puerros
Remolacha
Repollo
Tomates
Zanahoria


5 comentarios:

  1. Estimada cuentista:
    Me vuelvo a dirigir a su persona con motivo de ésta última entrada de su maravilloso blog.
    Espero que usted, como experta en la materia que es, me pueda ayudar con mi problema. Porque como creo que ya le he dicho en alguna ocasión, soy novato en el arte de la cocina.
    Nada más leer la entrada me he dirigido a la frutería. He comprado las frutas del mes de marzo, como usted bien ha indicado, para ahorrar.
    El problema ha venido en la verdulería. He procedido a comprar todas las verduras del mes de marzo, también para ahorrar.
    Pues he de decirle señora cuentista que me he dejado una pasta. Espero acabar ahorrando por algún lado, no pretendo dudar de su sabia palabra.
    En segundo lugar no me ha cabido todo en el carro. Era imposible, se lo aseguro, por lo que he tenido que llamar a un taxi para poder llegar a casa con algo de circulación sanguínea en los dedos. Ya me explicará usted dónde está el ahorro. Y en tercer lugar, no sé qué ******* hacer con tanta cosa!
    Me temo que mañana voy a desayunar parte de esas cosas mojadas en el colacao. Espero que ahí esté el ahorro, porque si no, no lo entiendo.
    Esperando que usted me aclare las dudas, se despide atentamente, un admirador suyo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre es un placer charlar con personas tan obviamente prácticas e inteligentes.

    Intentar mantener la economía española a flote uno solito.... Requiere un gran valor.

    En próximas entradas enseñaré técnicas de conservación y envasado.

    Mientras tanto su intestino agradecerá la ingesta de verduras a todas horas. Una opción muy saludable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi desayuno de hoy y del resto del mes de marzo:

      http://imageshack.com/a/img545/7393/dnzu.jpg

      Eliminar
  3. Echo de menos las espinacas, aunque las acelgas pueden ser un buen sustituto. Las naranjas ya sabes que las prefiero tirando al verde, en mi afán de seguir buscando alimentos que me recuerden a mis queridas espinacas.
    De todas formas, siempre nos queda la posibilidad de montar un huerto allá por el río Pas y obligarle a darnos lo que queremos, sea o no su temporada. Que se sepa quien manda aquí.

    ResponderEliminar
  4. Sí os venís a mi lado para cuidar el huerto... Soy capaz de obligar al térreo para que de jamones.

    Las espinacas son de otoño, pero se pueden conseguir todo el año, sabiendo el gran amante que eres de ellas, para finales de marzo te espero con una buena fuente de ellas ;P

    Ya veo tu cara ante la fuente, ¡¡ verde!!

    ResponderEliminar