jueves, 13 de marzo de 2014

Érase una vez... Las tortitas perfectas



Lo prometido es deuda, la receta de hoy es la compañera del coulis de fresa que hicimos el lunes.

Hija de Cuentacuetos… Cuentista.
De tal palo… tal astilla.
Fill de pato… patet.
Dime con quién andas… y te diré quién eres.
Perro ladrador… poco mordedor. ¡¡Ay no, ese no tiene nada que ver!!

Ya podéis imaginar que paso muchas horas en la cocina, cuando salgo de ella suelo leer libros y revistas de cocina, en la tele veo Canal Cocina y cuando voy por la calle… lo habéis adivinado, no me veréis parar en un escaparate de bolsos.

De hija Cuentista… hijo minichef.

A mi pequeño le encanta cacerolear conmigo, he tenido que oír salir de su boca (de 6 años) perlas tipo “mami, hoy voy a crear un plato” esa creación fue poner salsa en un plato para mojar patatas fritas, pero su vocabulario indica que debe dejar de ver programas tipo Masterchef.

Cerca de casa tenemos una ludetoca estupenda llamada "El río de la Pila", en la que los niños disfrutan muchísimo y muchas tardes se realizan talleres infantiles de los más divertido. Hace poco prepararon uno de cocina con el nombre de “Merienda de muffins de chocolate y tortitas”.

Si mi padre me ve usar la palabra “muffins” me deshereda ya que en mi casa solemos utilizar una palabra que muchos han olvidado MAGDALENA, el tema de los anglicismos es de los picajosos en casa, mi padre no logra comprender el motivo por el que un nombre como “Sean Connery” se puede pronunciar “SHIN” “SHON” o “SHAN” dependiendo del presentador o locutor que esté hablando. Mi madre por su lado no ha superado el trauma al enterarse de que uno de los considerados mejores escritores de la historia, un tal "Chespi”  fuera en realidad “Shakespeare” de quien había leído varias obras. Por lo que al final en casa las palabras se leen como se escriben, es decir Hollywood es ollibood

Y allá que nos plantamos una tarde Patri, Soraya, Marino y yo, con nuestros minichefs. Los muffins estaban ricos. Pero las tortitas merecen el título de ESPECTACULARES, una receta increíblemente fácil y con la que no fallará nadie. Lo habitual es preparar las tortitas con leche y azúcar, la receta que os traigo está hecha con leche condensada y agua.

Por favor, hacedlas. No será la última vez que merendaréis estas tortitas, si tenéis peques en casa van a disfrutar de lo lindo con ellas, os las pedirán muchos días.

De la despensa:




200 ml. de leche condensada.
200 ml. de agua.
200 gr. de harina.
3 huevos.
3 cucharaditas de levadura en polvo tipo Royal.
1 cucharada sopera de aceite.
Mantequilla para manchar la sartén y cocinarlas.

Manos a la obra:
1. Diluir la leche condensada en el agua. Reservar.
2. Batir los huevos y añadirlos a la mezcla de la leche condensada junto con la cucharada de aceite.
3. Añadir la harina y la levadura.
4. Mezclar bien y dejar reposar 30 minutos.
5. Calentar la sartén con un poquito de mantequilla y echar un cacito de la mezcla. Dorar por ambos lados.

Moraleja: Es tan difícil confundirse con estas tortitas que las he preparado ésta semana, como sale mucha cantidad decidí hacer la mitad de los ingredientes. 
Lo primero que hice fue mezclar la leche con el agua. Sonó el teléfono. Cuando colgué ya no recordaba que estaba haciendo la mitad de la mezcla y puse TODA LA CANTIDAD DE HARINA, LEVADURA Y HUEVO. Tuve la sensación de que me habían quedado un poco más densas y menos dulces de lo habitual, pero como había mucho... preparé unas pocas en un "tupper" (recipiente con tapa para mis padres) y se lo llevé a Pablo y Silvia (mis amigos de patio) para que las repartieran con sus peques y me dijeron que estaban muuuuy ricas. 
Por lo que ya veis, hacedlas sin miedo a equivocaros, ¡¡OS VAN A QUEDAR BIEN!!

Y colorín, colorado, ésta receta se ha acabado



22 comentarios:

  1. Tengo muy claro de qué lado me gusta estar en lo que a la cocina se refiere: del lado del que come. Pero estas tortitas igual me animo con Laura este fin de semana (si no consigo animar a la madre y a la hija y seguir en mi lado). También tengo pendientes las patatas en to crudo.
    Respecto a los idiomas en la familia Caja, lo has explicado muy bien. Todavía frunzo el ceño por el tiempo empleado en intentar que mamá sea capaz de pronunciar Willow (el de la peli) y no Güilor, sin ningún éxito ni atisbo de progreso. Y lo de papá con los nombres de los actores... eso sí que es un clásico y no Lo que el viento se llevó. Gone with the wind, como dirían ellos a dúo sin pestañear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando pruebes el coulis es posible que dejes de pensar que el sirope de chocolate te gusta más con las tortitas, no imaginas lo delicioso que está, es sorprendente el sabor que tiene, haz caso a tu hermana mayor (aunque solo sea por una vez).
      De todas formas prepararé un sirope de chocolate y te lo plantaré cualquier día con un cuento, Laura te lo va a agradecer.

      Y te diré que cuando he leído lo de Willow he soltado una carcajada de las que hacen temblar los huevos que estaba cocinando... Tenemos un filón de carcajadas y guiños en casa.

      Eliminar
    2. Me anoto lo de la carcajada que hace temblar los huevos. Sacada de contexto es una frase "finisma", como diría papá.
      Y creo que por hoy ya vale de usar el recurso de las comillas. Léase esta última frase haciendo el gesto de las comillas con las manos.

      Eliminar
    3. Espero que Laura no lea los comentarios. Si lo hace y te pide explicaciones sobre tus anotaciones con respecto a las carcajadas y los temblores te vas a poner verde como las espinacas que TANTO te gustan

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo en mi correo lo que has escrito y lo tengo guardado.

      Eliminar
    2. Lloro ante tamaña injusticia.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigo viendo en mi correo lo que has vuelto a escribir y lo vuelvo a guardar.

      Eliminar
    2. Lloro más y reniego del copiar y pegar.

      Eliminar
  4. Dos anotaciones más. Podrías haber puesto cómo hacer coulis de chocolate, si es que tal cosa existe, en vez de fresa, que me gusta más con las tortitas. Y "cuentacuetos" me la apunto junto a "batirdora" para comentárselo a la chavalería de la RAE.
    He tenido que eliminar dos comentarios porque yo mismo había cometido un error, primero, y repetido dicho error, segundo (por aquello del hombre y la piedra). Algo me dice que cierta cuentista iba a saltar sobre mí cual felino.
    Bueno, que ahora sí que ya está.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que buscar las erratas del blog y que las escribas se va a convertir en un clásico y cuando seamos mayores podremos contar un cuento con ello. Me encanta.

      Pero...Tengo guardados tus dos comentarios anteriores y pienso mantenerlos a buen recaudo para futuros usos ; P

      Eliminar
    2. Sin olvidar que unos siempre serán menos mayores que otras. Y no "se vale" respuestas del tipo "soy más joven de espíritu" o "nadie me echa la edad que tengo".
      "¡Pardiez!"

      Eliminar
  5. Estimada Cuentista:
    Me dirijo a usted nuevamente para contarle mis hazañas y peripecias con la realización de sus cuentos.
    De nuevo tengo que decir a mi favor que soy novato en el ARTE de la cocina. Sí, con mayúsculas.
    Primeramente he dividido las cantidades por la mitad. A mí no me han llamado por teléfono y casi me equivoco con las cantidades (ya me explicará usted cómo se dividen tres huevos por la mitad). Como nota aclaratoria para los novatos como yo, quiero añadir que 100 ml. de leche condensada pesan aproximadamente 150 gr.
    Después de media hora de reposo, media hora de nervios y también media hora de hambre, mi retoño y yo (he visto en las etiquetas que se podía hacer con niños) hemos procedido a pasar la mezcla a la sartén. Todo al pie de la letra.
    Odio la mantequilla y su olor. Ponerla a calentar en la sartén me ha resultado de lo más mantequilloso que he hecho nunca, pero había que hacerlo. Las últimas las hemos hecho con aceite de oliva virgen extra (parece que entiendo ¿eh?), echándolo a la sartén con un vaporizador de aceite fabuloso que me regalaron hace poco.
    El resultado ha sido desastroso, sólo hemos conseguido UNA tortita con forma de tortita. Las demás han sido…¿Cómo diría yo? Buñuelos, eso; hemos hecho, los tortibuñuelos perfectos.
    ¡Es tremendamente complicado conseguir una tortita! Se arrugan, se desparraman o se queman. Novatos, preparaos para lo que es bueno!
    Nos las hemos zampado con coulis de fresa. El sabor… espectacular (palabras de mi retoño). Nos han encantado a pesar de tener formas que distan mucho de una tortita.
    Adjunto la fotografía de la única tortita que hemos conseguido, que por cierto ha sido la última que entraba a sartén.
    Se despide atentamente, su admirador (el novato).

    La foto:

    http://imageshack.com/a/img191/3473/swpl.jpg

    P.D.:Señora cuentista, le estoy muy agradecido por el cambio que ha sufrido mi dieta. Desde que Cuentos de sal y pimienta existe, sufro una ingesta de cantidades industriales de verduras de marzo y fresas, fresas, muchas más fresas en tres días que en toda mi vida juntas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado novato, antes de nada decir que me alegra que haya encontrado en mi blog un espacio inspirador.

      Me encanta saber que su dieta haya pasado a ser más sana y saludable con un aumento de frutas y verduras.

      Por otro lado y sin que salga de aquí... voy a contarle un secreto. La primera vez que hice tortitas se me retorcieron, entraron en guerra con mi paleta y decidieron complicarme la existencia.

      Anímese al pensar que aunque la forma no haya sido perfecta... el sabor sí lo ha sido. Mi experiencia fue castastrófica en todos los sentidos.

      ¿Está seguro de que la foto es una tortita? En un primer momento me ha parecido una palomita :o

      Eliminar
  6. Bueno. Pues hemos hecho las tortitas. La primera no ha sido ni tortita ni tortibuñuelo, la hemos bautizado como churritorta. Ha habido que sacrificarla para que no tuviera descendencia y recurrir a la habilidad de Sonia con la sartén (la cual, al parecer es demasiado grande para estos menesteres. En adelante se agradecerán referencias a las medidas de los utensilios) para hacer las siguientes. Aún así, la segunda ha salido rectangular, contradiciendo todas las leyes físicas y desobedeciendo alegremente nuestras órdenes. Luego, por fin, todo ha salido rodado y redondo.
    Comparto con vosotros tres instantáneas que han inmortalizado parte del proceso:
    https://www.dropbox.com/s/cnwz29faeepebd7/a.JPG
    https://www.dropbox.com/s/4ibyqnal7hirhlb/b.JPG
    https://www.dropbox.com/s/mj46hog0c6ejg62/c.JPG

    Al no tener coulises de ningún tipo, las mujeres de la casa han rellenado las suyas de nocilla y un servidor se las ha comido a pelo y con un ligero temblor de huevos, por la emoción.

    Nos ha sobrado para mañana, no he querido sufrir para conseguir huevo y medio.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Esto lo has hecho por los temblores? Porque lo has conseguido, me he carcajeado más que cuando leí lo de "Güilor".

      Realmente pensé que lo de tortita cuadrada era una chimba hasta que he visto la foto, deberías pasarme la receta y si no es muy difícil... intentaré prepararlas yo, aunque me parece muy complicado, la verdad.

      Con respecto a la churritorta, voy a enviarme la foto para poder publicarla, creo que es una verdadera lástima que el público se pierda semejante... semejante... semejante.... No, no encuentro ningún adjetivo que logre describir "eso"

      No quiero imaginar lo que será de vuestra cocina con alguna de las recetas que tengo pensado publicar.

      Eliminar
  7. Hola tita me ha encantado hacer las tortitas QUE ESTABAN MUY RICAS y nos hemos reído un montón
    Te quiere Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Me quieres? No te haces una idea de lo muchísimo que te quiero yo. Tengo muchísimas ganas de achucharte y me encanta que te lo hayas pasado bien preparando las tortitas cuadradas.
      Cuando vengas las preparamos juntas y las hacemos con el coulis, te va a gustar muchísisisisisisisimo.

      Eliminar
  8. Buenas noches señor Pablo:
    En esta ocasión me dirijo a usted y no a la señora cuentista, para comentarle mi impresión acerca de sus tortitas. Queriendo ser fino en mis palabras tengo que decir que es usted una **** máquina haciendo tortitas y que no me parecen nasoluto churritortas. Usted debería haber visto lo que nos comimos mi retoño y yo. Sus tortitas merecen entre dos y tres estrellas Michelín.
    Hablando de estrellas, tengo por ahí una sartén con forma de estrella que quizás use la próxima vez que haga los tortibuñuelos, para ver si así consigo tortiestrellas.
    Un saludo y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado señor Gelete,

      Antes de nada, agradecer su amable comentario respecto a nuestras tortitas, aunque es mi mujer Sonia la que consiguió el éxito. Yo solo conseguí cara de estupor, miedo escénico y pérdida de autoestima tras pedir su ayuda.
      Respecto al uso de la sartén con forma de estrella, seré directo y sincero: huya, huya usted de ella. Es completamente imposible dar la vuelta a las tortitas y volver a hacer coincidir las puntas. El resultado en mi caso ha sido una estrella enana marrón chamuscada y una frustración galáctica. Bastante difícil es acertar con la cantidad de mantequilla necesaria y la temperatura de la sartén como para pelear además con la geometría. Me he recordado a mí mismo a un chimpancé intentando encajar un triángulo en un cuadrado. Hoy además, mi mujer, en vez de brindarme su apoyo, me ha traicionado uniéndose a la sartén y enviando pruebas de mi derrota a la cuentista.
      Siga usted mi consejo. Hay que ser muy valiente para enfrentarse a la Estrella de la Muerte. Lo de sartén es un disfraz. Y si finalmente decide lanzarse a tumba abierta, no olvide compartir con nosotros el resultado de la batalla.

      Atentamente,

      El hermano sufridor.

      Eliminar
  9. Bueno bueno lo que he descubierto que sorpresa tan grata. Que ricas recetas aunque aquí difícil encontrar muchos ingredientes pero prometo intentar alguna y mandar foto . un saludo a todos de Elsa desde Alemania

    ResponderEliminar