martes, 1 de abril de 2014

Érase una vez... Cocido madrileño




¡¡Qué suenen los tambores!! ¡¡Lanzad los petardos!! ¡¡Sirenas a todo meter!! ¡¡Golpead el suelo!! Aprovecharé para susurrar y que no se oiga un detallín sobre mis gustos culinarios: No me gusta el cocido y me espanta su olor.

Érase una vez una madre Cuentacuentos con un problema enorme. Tenía una hijita pequeña con una boca para comer más pequeña aún.
Esa pequeña hija Cuentista creció, bueno… para ser sinceros y ajustándonos a la realidad, se hizo mayor porque crecer, lo que se dice crecer, no creció mucho. Era tan mala comedora que la madre Cuentacuentos siempre relata la misma historia.

“Cuenta la leyenda que siendo bebé la madre se leía novelas enteras mientras intentaba que la hijita tragara la comida. Por lo visto cuando abría la boca para protestar, la madre aprovechaba para meter una cucharada de puré corriendo, pero la pequeña no se lo tragaba, simplemente permanecía con la boca abierta y la cucharada de puré en la boca, sin tragar. Y así podía pasar un tiempo indefinido que la madre aprovechaba para leer y no desesperar viendo la boca abierta de su pequeño retoño “

“Cuando se hizo más mayor, la madre preparaba para sus dos hijitos un puré con las patatas del cocido, bien aplastaditas con el tenedor y aliñado con un chorrito de vinagre y otro de aceite. “

Odio ese puré. Me traumatizó.

Durante casi 40 años no he sido capaz de probar el cocido madrileño porque en mi cerebro el olor está unido a ese puré y me negaba a probarlo.

Pero Sonia llegó a nuestras vidas y se casó con mi hermano, bueno a mi vida llegó mucho antes que a la de él.
Recuerdo perfectamente el día que vino Pablo a recogerme con su camisa de terciopelo marrón, estaba guapísimo.
No tengo la menor duda de que Sonia pensó lo mismo, se puso tan nerviosa que se dedicó a cerrar las puertas del mueble de recepción  con tanto ímpetu que pensé:

Una de dos, o le gusta mi hermano o quiere convertir las puertas en giratorias.

Después de eso y si alguna compañera decía: El hermano de la Cuentista es muy guapo… sonaba un ruido extraño, era el gruñido bajo y perruno de Sonia.

Tengo el convencimiento secreto de que mi cuñada nació con una cuchara sopera en la mano, su comida favorita es la sopa de cocido y dicho por todos los que lo han probado… su cocido es el mejor que han comido nunca.

Por lo tanto, hoy cedo “Cuentos de sal y pimienta” a Sonia, la receta es suya y la cocina también. Con ella probé el cocido, pero sigo sin poder prepararlo por lo que hoy el delantal lo lleva puesto ella, yo solo cogeré la cámara de fotos y pondré la mesa.

De la despensa: Pego el texto enviado por Sonia directamente, a petición suya he editado la palabreja que utiliza en el hueso salado de vaca.

Para 6 personas 

1 ó 2 huesos de jamón (depende del tamaño de los huesos)
1 hueso de vaca (preferiblemente de rodilla)
1 hueso de espinazo (si es salado mejor)
1 hueso salado de vaca (si tenéis huev... a encontrarlo...)
1 cuarto trasero de pollo o de gallina ( yo siempre le echo pollo, la gallina es más grasienta)
1 trozo de morcillo ( yo siempre lo pido a ojo de buen cubero, intento que sea grandecito porque luego encoge)
1 trozo de tocino de veta
1 trozo de tocino salado
2 chorizos
1 morcilla de arroz o de cebolla, eso va en gustos
4 patatas
2 puerros
2 zanahorias
350 gr aprox de garbanzos lechosos
Sal

Manos a la obra: Os pego directamente el texto hecho por Sonia, no toco nada....

La noche de antes se ponen los garbanzos en agua.
En una olla, grandecita ponemos todos los ingredientes, yo les doy un remojón en agua para dejarlos limpitos, llenamos la olla de agua hasta cubrirlos y cerramos con la tapa, ponemos al fuego, más bien fuerte y una vez que el vapor de la olla expres empiece a salir ponemos la pesa y contamos 45 minutos y ya está listo. La sal la echaremos cuando el cocido esté hecho, a veces no es necesario ni añadirle sal.

Nota importante:
El cocido estará más rico si lo hacemos como lo hacían antiguamente nuestras abuelas, es decir, a fuego lento durante 4 horas y a medio tapar, pero como tiempo, precisamente no tenemos mucho, en las ollas expres de pesa sale muy bueno y se hace en en poco tiempo.
QUEDA TERMINANTEMENTE PROHIBIDO HACER UN COCIDO EN UNA OLLA RÁPIDA. Yo lo hice una vez en una olla rápida, por probar y el resultado fue nefasto, lo tuve que tirar, al hacerse tan rápido no le da tiempo a los ingredientes a mezclarse bien.
Y el que diga que haciéndolo así sale rico... es que, bueno, sencillamente no le gusta el cocido.
Otra cosa, la materia prima es importante para hacer un buen cocido, cuanto mayor calidad tengan los ingredientes mejor saldrá.
Otra cosa peque, mi olla es para aprox. 10 comensales.

20 comentarios:

  1. Tres anotaciones:
    - El cocido de mamá es bastante bueno. Lo del puré de patatas con vinagre no sé muy bien por qué lo hacía, a mí tampoco me entusiasmaba. Tendría buena intención y supongo que no querría que comiéramos una comida tan fuerte, pero nunca se lo he preguntado.
    - El cocido de Sonia es, efectivamente, muy bueno y la explicación hay que buscarla una generación antes: el de mi suegra también lo es.
    - Y, ante lo del gruñido bajo y perruno, me arriesgaré a decir que es algo muy femenino y, por tanto, contradictorio: primero engatusar y luego gruñir perrunamente. En el caso de Sonia, yo creo sinceramente que estaba practicando el gruñido, que ha conseguido por cierto perfeccionar hasta las más altas cotas. Ahora no me intenta engatusar, no lo necesita, pero oye, cuando quiere gruñe como un rottweiler.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que lo del puré era para que comiéramos rápido....

      Mamá va a preparar su cocido para que todos podamos ver que no sólo hace el puré :))

      Y haré público que Sonia gruñe muy bien, las cotas alcanzadas son efectivamente muy altas :p (el gen Blázquez)

      Eliminar
  2. Una aclaración que quiero hacer sobre la receta de mí "famoso" cocido: la morcilla y el chorizo se cuecen a parte. No quiero ni pensar lo que saldría si los metéis a la olla 45 minutos...

    ResponderEliminar
  3. Como bien podéis comprobar hermanos Caja, os estoy ignorando. A lo sumo mi "gruñido" es un simple ronroneo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente no nos ignoras.... Has entrado al trapo :))

      Eliminar
  4. A todos los cuentistas: intentad que os sobre cocido, con las sobras vamos a preparar unas pitas rellenas de ropa vieja que están "pa" chuparse los dedos

    ResponderEliminar
  5. Estimada cuentista:

    Me dirijo a usted, para decirle que no me dirijo a usted. Esta vez mi carta va dirigida a la señora Sonia Bázquez.
    Señora Blázquez, en primer lugar he de decirle que soy novato en el arte de la cocina y que me encanta el cocido, o eso pensaba yo.

    Esperaba ansioso ésta receta puesto que preparo cocido muy a menudo, congelo y después ropa vieja. No le voy a contar cómo lo hago porque puede que comience usted a gruñir hasta el infinito y más allá. No me gustaría confundir al señor Caja y que tenga que salir corriendo en una dirección u otra, confundido sin saber si qué hacer, acercarse o huir.

    De verdad que quiero preparar su cocido, lo voy a intentar. Pero antes debo practicar delante del espejo la inmensa lista de ingredientes que debo comprar. No quiero tartamudear delante del carnicero cuando me pregunte “¿eso qué e lo que e?” y tener que contestar “yo no he sido, ha sido Sonia” y salir de la carnicería haciendo la puerta giratoria ;P.

    También necesitaré una olla más grande. He hecho mis cálculos mentales y todo eso no cabe, se lo digo yo. Tengo un amigo herrero que quizás me pueda fabricar una para la ocasión. Por cierto, pensaba que era lo mismo una olla exprés que una olla rápida. Yo lo hago en… no me gusta el cocido.

    Abatido, me quito el sombrero ante tanto arte (me refiero a ir a la carnicería) y le doy mi más sincera enhorabuena por esta maravillosa receta.

    Se despide atentamente, el novato al que le gustaba el cocido.

    ResponderEliminar
  6. Estimado señor Gelete:
    Ante todo darle las gracias por tan inmerecidas alabanzas, como bien dice mi esposo, me viene se casta. Si a mi el cocido me sale bueno, a mi madre le sale espectacular. Ella hace un cocido madrileño que está para chuparse los dedos y es curioso porque ella es andaluza, pero andaluza de pura cepa. Lleva viviendo en Madrid la friolera de 60 años y sigue diciendo "grasia" "ozú"...
    Por lo de la carnicería no tiene de que preocuparse señor Gelete, al carnicero no le va a sonar a chino lo que pida. En cuanto al tamaño de la olla... Tiene que tener en cuenta señor Gelete, que la receta del cocido es para 6 personas mínimo, si lo va a hacer para menos personas, sólo tiene que reducir las cantidades.
    Y por favor, no vuelva a hacer el cocido en olla exprés, este tipo de ollas están bien para hacer otro tipo de cosas, pero ¡¡COCIDO NOOO!! (Esto es un gruñido)
    Sin más, me despido de usted y estoy a su entera disposición para cualquier duda con respecto al cocido.

    ResponderEliminar
  7. Señora Blázquez, he de decir que me acaba de hacer usted la picha un lío (perdón por la expresión señor Caja), pero es que llevo un rato buscando en Google, Wikipedia, Yahoo respuestas y demás, para aclarar el término olla exprés, olla rápida y olla a presíon.

    ¿En qué quedamos? Olla exprés ¿sí o no?

    Copio y pego su propia receta: "llenamos la olla de agua hasta cubrirlos y cerramos con la tapa, ponemos al fuego, más bien fuerte y una vez que el vapor de la olla expres empiece a salir ponemos la pesa y contamos 45 minutos y ya está listo."

    Pone "olla expres".

    Hasta que usted me aclare qué tipo de olla debo usar, debo llamar a mi amigo el herrero para que detenga inmediatamente la fabricación de semejante olla que le he encargado esta mañana.
    ...
    ...
    Ya he llamado y se ha disgustado un poco, la fragua ya estaba en marcha.

    Llevaba parte de la mañana practicando frente al espejo la compra de la carnicería. Ahora me tiemblan las muletas al pensar en que le tengo que decir al carnicero, "póngame cuarto y mitad de rodilla de vaca". Me escupe seguro señora Blázquez. No tengo valor.

    El herrero y yo esperamos y agradeceremos su respuesta.

    No sabe usted bien lo que ha hecho al ponerse a mi entera disposición (ya, ya sé que pone con respecto al cocido).

    Un saludo afectuoso del novato.

    ResponderEliminar
  8. Perdón por la tardanza en contestar señor Gelete, pero es que no podía escribir y reirme a la vez.
    Lleva usted toda la razón del mundo, debe ser que la fama se me ha subido a la cabeza y no doy pie con bola...
    Donde no se debe hacer el cocido es en la olla rápida. Yo llamo exprés o a presión a la de la pesa, vamos, la de toda la vida.
    Y aclarado esto, dígale al herreo que vuelva a encender la fragua y que fabrique esa magnífica olla y por su bien señor Gelete, no le pida al carnicero cuarto y mitad de hueso de vaca, le mirará raro.
    ¿Puedo decirle, sin ánimo de ofender, que es usted un tanto picajoso?
    Por cierto, sepa usted que La Cuentista se lo está pasando pipa a nuestra costa.
    Sigo a su entera disposición

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pipa? Eso se queda corto. Creo que el cocinero novato tiene derecho a saber cuál es la profesión de tu padre.... ¿No te parece?

      Ahí dejo eso.... In the air

      Eliminar
  9. Pues no se señora cuentista, porque ni es cocinero ni herrero.... ¿Sería usted tan amable se aclararme este punto? Insisto, la fama se me ha subido a la cabeza...

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Cómo es posible eso!! Don Faustino es artista.

    Artista de la forja. Corre usted el riesgo, al ponerse al servicio del cocinero novato, de tener que pedir a su padre que forje una olla express/presión/tradicional/rápida para un número indeterminado de personas en el que se pueda echar cuarto y mitad de cualquier ingrediente.

    El cocinero novato es altamente peligroso si se empecina en pensar posibles soluciones a problemas increíbles....

    ResponderEliminar
  11. Voy a escribir una cosa que aquellos que me conocen saben que detesto, pero es que no hay otra forma de expresarlo:¡Jajajajajajaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, me temo que tu querida mujer está cogiendo gusto a la fama....

      A ver si así subís más a Santander y puedo ver vuestras caras más a menudo, yo pongo la cocina, los ingredientes, lo que haga falta!!

      Estoy pensando en invitar también al cocinero novato y que se apañen en la cocina con el hueso los dos....

      Eliminar
  12. Primer punto:
    No me extraña señora Blázquez que se le haya subido la fama a la cabeza, el cocido lo merece y estas situaciones no las tolera bien cualquiera.
    Segundo punto:
    Ya tengo claro el tipo de olla que debo usar. Bueno, creo.
    Tercer punto:
    El señor Vulcano se ha disgustado, dice que ya no me hace la olla de 2x2. Así que no me queda más remedio que dividir ingredientes, por lo que pasamos al cuarto punto.
    Cuarto punto:
    No he decidido todavía qué voy a hacer con la rodilla de la vaca. Estoy que me atrevo, que no me atrevo a pedirla partida. Ya le contaré señora Blázquez si le hecho valor al tema.
    Quinto punto:
    Nasoluto me molesta tal adjetivo. Yo no me pico, ¿SABE? NO ME PICO!! POR QUÉ HABRÍA DE PICARME!? EH? EH?
    Sexto punto:
    ¿He de preocuparme por la profesión de su padre? ¿Corro peligro? Por si sirve de algo, quiero repetir que el cocido me parece estupendo y que lo de las ollas es culpa mía, soy novato en el arte de la cocina y no me entero de nada.
    Se despide atentamente, el novato.

    P.D.: Ríanse hermanos Caja, yo de momento me quedo… preocupado.
    P.D.2: Uf, qué descanso, había escrito esto antes de leer. Dormiré tranquilo pues.
    P.D.3: Señor Blázquez, ¿me pordría hacer un presupuesto de una olla 2x2?

    ResponderEliminar
  13. Es verdad señora cuentista, ahora que lo dices, provengo de una familia de artistas!!!! Somos como los Flores, mi madre es Lola Flores, mi padre El Pescailla y yo la Lolita jajajaja

    ResponderEliminar
  14. ¡Pero cómo me he reído! , eso sí no he entendido ná de ná del cocido con tanto cachondeo , pero es que me da pereza.
    Aquí te pongo mi enlace de nuestro blog , recién comienzo más que escribir ,que ya lo hacemos por otros lares , a mostrar las cositas que hacemos : manualidades , ciencia , sobre todo la ciencia que podemos ver en la cocina.
    http://serendipeandoagusto.blogspot.com.es/2014/04/jugando-con-frutas.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que te rías, eso es parte del encanto...

      Ayer me dijeron que volaban los puñales por aquí, no tengáis miedo a entrar en la refriega, los cuchillos están a buen recaudo en la cocina

      Eliminar