domingo, 27 de abril de 2014

Érase una vez... un plato de zapato.



Hoy quiero preparar un plato muy especial, un plato que solo ha necesitado un ingrediente: Una pizca de mi corazón.

Hace unas semanas, mientras esperaba en la puerta del cole a que saliera el peque, me acerqué al escaparate de una tienda que me encanta: MANIPULADOS SOLIDARIOS (ya os hablaré de ella y su funcionamiento otro día porque también está unida a la cocina).

Tenían un plato precioso del que me enamoré al instante, al bajar la vista pude leer un cartelito en el que ponía: Hecho por disminuidos psíquicos profundos. Y todo yo se convirtió en un pensamiento: Mi tío Luis.

Mi tío Luis murió hace dos años, en mi mes: diciembre. El mismo mes que me trajo a mí se lo llevó a él. Era el hermano de mi madre y padecía una deficicencia mental: Oligofrenia.
Mis abuelos murieron muy jóvenes por lo que mi madre y mi tía se hicieron cargo de su hermano y adquirieron el compromiso de hacerlo para el resto de sus vidas y así fue. Compartieron toda su vida y la de las familias que formaron con él.
Toda mi niñez, la de mi hermano Pablo y la de mis primos Yuly, Rober, Mario y Óscar está unida por hilos de cariño absoluto a él, mi tío era la inocencia y la bondad en estado puro.

Según la enciclopedia, la oligofrenia es el impedimento para el desarrollo de la inteligencia, pero mi tío consiguió aprender el oficio de zapatero y se dedicaba al arreglo de zapatos en casa. Cobraba una miseria por ello y guardaba todo lo que sacaba para poder tener un billete grande, un billete de las antiguas 5.000 pesetas. Jamás se gastó uno. Todos los billetes grandes eran para nuestros cumpleaños. Cuando se iba acercando la fecha, nos llamaba a su habitación, sacaba su billetero y lleno de orgullo nos  enseñaba el billete grande.

Ya podéis imaginar que mi hermano y yo siempre llevábamos los zapatos impecablemente limpios al cole, porque mi tío cuando no sabía qué hacer nos preguntaba con esa manera tan peculiar de hablar entre dientes que tenía: ¿Te limpio los zapatos?

Muchas veces hemos comentado en casa que cuando la enfermedad deterioró su estado dejó de limpiar los zapatos y ese fue el signo inequívoco de que la cosa no iba bien.

Hoy es su cumpleaños.

De la despensa:
Mis zapatos rojos favoritos
Un plato que me enamoró a primera vista
Una familia

Manos a la obra:
Mantenernos unidos

Y colorín, colorado, esa vida sigue a mi lado.


27 comentarios:

  1. Hoy, señora Cuentista, no tengo palabras más que para decirle que estoy llorando a moco tendido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo escribí el cuento llorando, supongo que al igual que la protagonista de "Como agua para chocolate"... parte de mis lágrimas cayeron en el plato y se transmite al que lo come.

      Mi tío era una persona muy especial para todos los que pudimos compartir trocitos de su vida y si he conseguido transmitir un poquito de su belleza con el cuento... se lo envío como regalo de cumpleaños.

      Gracias.

      Eliminar
  2. Pues que decir que me que sin palabras y sin lagrimas... Se calleron todas leyendo este cuento tan increible y dedicado a una persona especial y luchadora....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, otra que se ha comido el ingrediente secreto de la receta!!!

      He leído este cuento más de 30 veces y hoy cuando lo he publicado y lo he visto en el blog..... Otra vez a llorar.

      Eliminar
  3. Enhorabuena!! Poco a poco te está quedando un bloc precioso,corazóncinera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta "corazóncinera"

      Y si además supiera quién ha sido el/la que lo ha escrito ya sería la bomba.

      Muchas gracias, pongo todo mi corazón en él.... Si se nota es que he conseguido lo que pretendía.

      Unos días toca reír y otros llorar.... Pero siempre sentir

      Eliminar
    2. Quién va a ser??????? Culebrillasalvaje otra cosa no pero imaginación al poder tengo un montón

      Eliminar
  4. Era blog coño este corregidor es malo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malísimo, no da pie con bola, si supieras lo que me ha costado escribir "corazóncinera"......

      Eliminar
  5. ¡¡Patriiii!! Suponía que eras tú...

    Tal vez deberías probar a demostrarnos a todos que eres capaz de entrar pinchando en tu icono y metiendo tu contraseña....

    Solo tú puedes inventar una palabra para definirme tan "a mi gusto". Gracias guapis...

    ResponderEliminar
  6. Todos los recuerdos que tengo de tío Luis, hasta los buenos, me dejan una profunda sensación de pena.
    Y siempre tendré remordimientos por no haberle transmitido más cariño estos últimos años. Pero uno es como es y dentro me lo llevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sientas remordimientos Chivillo, seguro que hoy le está llegando todo lo que nos dejamos sin decir.

      Fue una persona maravillosa y en sus silencios oía los nuestros y las cosas que todos nos dejamos sin decir.

      Mira esa foto y sabrás que se sintió querido. Seguro que querría limpiarlos.

      Eliminar
    2. Pablo, te voy a contar algo:
      He sufrido dos pérdidas muy importantes en mi vida. En la primera me quedé con las ganas de decir y de demostrar, porque yo era como era y nunca decía ni demostraba. El remordimiento fue tal, que me prometí que nunca me volvería a ocurrir.
      En la segunda ocasión dije y demostré todo lo que llevaba dentro. Te aseguro Pablo, que es una satisfacción muy grande saber que esa persona se marchó sabiendo que le había dicho y demostrado todo.
      Desde aquel entonces sigo con mi promesa en pie y si me dejas que te de un consejo, háztela tú tambien. Mejor fuera que dentro, siempre.
      Un abrazo del novato.

      Eliminar
    3. Solo tengo esa sensación en este caso, gracias sean dadas al hacedor (parafraseando a C3PO y para darle un toque menos serio a este cuento, que mi hermana se va deshidratar). Interiorizar, interiorizo, pero creo que a mi entorno le digo y le demuestro.
      Gracias, me quedo con el abrazo y lo interiorizo.

      Eliminar
    4. Tarde querido hermano, ya estoy deshidratada. Pero te agradezco el intento.

      A tu entorno se lo haces llegar, pero no me importa que me lo repitas muchas veces ;)

      Eliminar
  7. Además de hacer tu particular homenaje a esa persona especial para tí , has conseguido hacerlo llegar a los que te leemos . La historia destila una sensibilidad sublime preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Seoane, entre todos estáis consiguiendo que sea un día muy especial.

      Llevo llorando gran parte del día porque siento que hoy, gracias a ese cuento hay más personas que quieren a mi tío. Y se lo merece.

      La vida de las personas diferentes no siempre es fácil y no siempre sabemos mirarlos y ver.

      Gracias de nuevo por tus palabras.

      Eliminar
  8. Precioso Delia, no solo de pan vive el hombre, siempre viene bien que alguien nos lo recuerde,
    Silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Silvia, así es... No solo de pan vive el hombre.

      Yo hoy me he alimentado de vuestros comentarios y vuestro cariño, jamás deberíamos ponernos a dieta de esos ingredientes.

      Son gratis y sin embargo son los que más valor tienen.

      Un besito.

      Eliminar
  9. Un relato precioso.... lleno de cariño y ternura. Te superas con cada cuento. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvia, esa era la intención.... Llenar de cariño y ternura el día y compartirlo con vosotros.

      Mi tío se sentiría orgulloso viendo que hoy muchas personas están "sintiendo" con él.

      ¡Besitos!

      Eliminar
  10. Bueno, para no ponerme sentimental yo también, y abusando de mi condición de parte contratante de la primera parte...osea "la cuentista", me limitaré a recordar un momento de Luis, relacionado con las horas de las comidas, por aquello del blog...
    Siempre recordaré con cariño los momentos previos a cualquiera de las comidas del dia, cuando le preguntábamos si tenía hambre...su respuesta perenne: "no, me duele la tripa"...si creéis que dejaba algo en el plato, no acertaréis, lo dejaba bien rebañadito.
    El truco de la cuentista...un caramelillo a modo de remedio "curalotodo" antes de empezar a comer.
    Un besote Luis, sigues por aquí cerca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es verdad!

      Su eterno dolor de tripa.... Sé sin lugar a dudas que su intención era conseguir que le diera la pastilla que hacía desaparecer el dolor. A saber: un caramelo SMINT.

      Cada vez que los compro me acuerdo de él. SIEMPRE.

      Y recuerdo que al verme entrar por la puerta siempre me decía lo mismo: Delia, ¿Tienes pastillas para el dolor de tripa?


      Eliminar
  11. Sin mas, precioso y emotivo un beso muy grande cuentista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, beso recibido y me lo guardo en el bolsillo, así cuando meta la mano me hace cosquillas ;)

      Me alegra mucho que te haya gustado...

      Un besazo

      Eliminar
  12. Nunca, jamás, nadie se parecerá a mi Don Tío Luis, bueno, amable, tímido y noble como no se puede llegar a ser sin tener ese corazón tan generoso y de fácil querer, era tan fácil quererle y sentirse querido, que ahora pensado en ello mi corazón es un grano de arena dentro del suyo, y en eso corazón entraban, al igual que en un puñado de arena, millones de corazones, y es que Tío Luís acogía dentro del él a todos nosotros, ojalá este mundo estuviera hecho de playas de arenas como el corazón de mi Tío Luís. Tío nunca te olvidaremos, te quise, te quiero y te querré para siempre. Yuly.

    ResponderEliminar