viernes, 23 de mayo de 2014

Érase una vez... La estrella novata.



Ya sabéis que uno de los capítulos de “Cuentos de sal y pimienta” lo escribimos entre todos, son las recetas del blog preparadas por vosotros. El estreno de “Todos escribimos cuentos” se hizo con vuestras tortitas y hubo un osado (mi hermano) que decidió utilizar una sartén con forma de estrella de esas que regalaban en un coleccionable. Vamos a decir que el éxito de esas tortitas fue relativo.

                  Sin comentarios....


Pero claro…. En los comentarios de la receta, nuestro famoso y dicharachero “cocinero novato” se sintió tentado y retado a prepararlas y aquí nos encontramos hoy.

Érase una vez un Cuentista que se hacía llamar “el cocinero novato”. No le llamo cuentista porque narre cuentos, NO. Lo hago porque me parece que lo es, hoy no me creo esa historieta que va contando sobre que es un novato en el arte de la cocina. 

Hace unos días me envió una foto de las tortitas que había conseguido hacer con “la sartén asesina de tortitas”, con ese objeto infame que hizo que mi hermano abriera una fábrica bloguera de churritortas retorcidas…

No sé cuántas tortitas habrá tirado, arrugado o quemado para hacer la foto, lo que sí sé es que merece verse aquí. Puedo aseguraros que yo intenté hacer una miserable tortilla francesa y no había forma de dar la vuelta y que encajaran las patitas de la estrella en su sitio.

Algunas tortitas están más estrelladas que otras, tampoco nos vamos a engañar, algunas de ellas debían estar tan cerca del sol que se han chamuscado un poquito más de lo adecuado… Y después de ver éstas, supongo que mi hermano terminará buscando otra sartén porque la anterior se quemó con los intentos por conseguir la tortita estrella.

Las primeras tortitas de nuestro cocinero novato fueron éstas, os aseguro que no es una torta de arroz o maíz dietética, es una tortita dulce….


                             

Y aquí las nuevas… con forma de estrella.


                   

En su momento pasé el delantal y mi cocina a Sonia para que preparara su delicioso cocido, me gustó ceder “Cuentos de sal y pimienta”. Lo mínimo que puedo hacer hoy es cedérselo al cocinero novato por un día. Me gustaría que escribiera un cuento y preparara una receta para nosotros. Creo que después de ésta muestra de maestría sartenera debería demostrarnos todo lo que está aprendiendo.


No te digo nada hermano, ve escribiendo el cuento de la comida de los sábados de nuestra niñez. Creo que esa receta deberías prepararla tú.

Y colorín, colorado... ésta receta se ha acabado.

20 comentarios:

  1. Estimada Cuentista, me dirijo a usted para comunicarle que no salgo de mi asombro. No esperaba nasoluto la entrada de hoy, en su cada vez más maravilloso blog. Publicaciones como ésta hacen grande a Cuentos de sal y pimienta :-)))

    Soy novato en el arte de la conina, no le quepa la menor duda señora Cuentista. Lo que sí soy es terco como una mula y si digo que lo consigo, lo consigo. No tiré más que una tortira, la segunda; todas las demás están en la foto. Es cierto, unas más chuscarradas que otras, pero tienen forma de estrella, consistía en eso ¿no?

    Señor don Pablo, ahí queda eso. Si quemó su sartén y quiere quitarse la espinita, o el puñal que le ha clavado su hermana, le envío la mía muy gustosamente para que pueda hacerlas de nuevo y darle así ¡zas! en toda la boca.

    Agradezco hasta el infinito y más allá la invitación para ponerme el delantal de Cuentos. No quepo en mí de gozo. Ya sé qué rececuento voy a preparar para todos ustedes, de momento es secreto (no secreto de cerdo, secreto de no contar ;P)

    Reciba un cordial saludo del cocinero novato, cocinero contento y cocinero nervioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado cocinero novato, estrellas son.... y me enorgullece enormemente, pero además conviene que sean comestibles y sepan ricas.

      Probablemente para la mente matemática de mi hermano consiste en que sean estrellas, pero yo siempre he sido la que lleva el equipamiento básico de la familia...¡¡quiero que sepan buenas!!

      Voy a intentar conseguir una sartén de estrella para Don Pablo por si quiere darme el ¡zas! en toda la boca ya que ha tenido usted la amabilidad de dar la idea. Un DETALLE precioso.

      Espero ansiosa esa receta y si a usted le parece bien... me gustaría que se publicara la primera semana de junio.

      Estoy segura de que nos preparará un plato delicioso. No tengo la menor duda.

      Eliminar
    2. Señora Cuentista, las tortitas estaban estrelladas y deliciosas. La receta se la entregaré a tiempo para la fecha solicitada. No lo dude.

      Eliminar
  2. Bueno, estaba esperando aparecer triunfante con mis tortitas estrelladas, pero no ha sido posible. En mi anterior intento, no solo sufrieron las tortitas y un servidor, también la sartén tuvo que ser sacrificada, así que ahí estábamos mi hija y yo esta mañana en el centro comercial dispuestos a comprar otra, después de nuestro preceptivo desayuno de los sábados. Pues bien, la sartén debe haberse escondido detrás del cilantro porque no tenían en el hiper, así que tendréis que esperar un poco para que os muestre mi segundo intento. Con arrojo y atrevimiento, tengo planeados varios modos de acercamiento diferentes, así que prepararé masa suficiente para ponerlos todos en práctica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patricia tiene una sartén de estrella... sus intentos de utilizarla han salido fallidos todas la veces, voy a intentar que me la deje y te la llevo en breve.

      Esto no puede quedar así, ni muchísimo menos.
      :P

      Eliminar
  3. Sobre el rececuento que dices, lo elaboro y hago fotos. Escribirlo ya veremos, pero si me animo es posible que también yo se lo dedique a mamá.
    Sigo preparando el plato muchos sábados, con gran mérito, porque a Sonia no le gustan y tengo que aguantar estoicamente su desaprobación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes quien es de los dos el mejor escritor.

      Espero que nos lo demuestres a todos con un cuento y si además se lo dedicas a mamá.... será perfecto.

      Eliminar
  4. Ñam, ñam... comida rica con forma chachi... y la tenacidad del cocinero me recuerda a un "peliculón" titulado Rendirse nunca, retroceder jamás. Una filosofía de vida aplicada a la cocina.

    ResponderEliminar
  5. Voy a alquilarla ahora mismo en el videoclub "Torrent" y ya te diré....

    Yo también pensaba lo mismo sobre la valentía, la tenacidad y el no rendirse del cocinero novato hasta que he leído uno de sus comentarios en la entrada de los huevos a la escocesa.

    Los ha hecho una vez y como solo ha conseguido uno perfecto.... ha decidido rendirse y no volver a intentarlo. A LA PRIMERA....

    Las tortitas son deliciosas Iván, no importa que las hagas redondas como el resto de los mortales, todos los que las han probado (y han sido muchos) coinciden en el veredicto: Las mejores que han comido.

    Te pego el enlace por si te animas (anímate) y recuerda que si preparas alguna de las recetas y me las envías, saldrán tus logros en la entrada correspondiente de "Todos escribimos cuentos"

    Que no se diga que te sales "por la gallega" :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Advertencia... el "peliculón" está entre comillas... muy, muy, muy entre comillas... que luego no quiero reclamaciones... una pista... es de Van Damme... jejeje

      Eliminar
    2. ¿Será posible?

      Ya me veía yo sentada después de comer, con un café calentito (aquí en Santander hoy hace perruno) y con una gran película sobre la superación... y me encuentro con esto...

      Cachis en la mar Iván...

      Eliminar
  6. El enlace, hoy estoy despistada...

    http://cuentosdesalypimienta.blogspot.com.es/2014/03/erase-una-vez-las-tortitas-perfectas.html

    ResponderEliminar
  7. Yo sabía que tú podrías obtener unas tortitas decentes de esa polémica sartén estrellada. ¡Son una monada de tortitas! Dan más ganas de comerlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espera , porque no me quedó claro , debe ser que estoy espesa después de la Comunión que es como una mini boda y estoy estragada . ¿Quién hizo las tortitas esta vez?.

      Eliminar
    2. ¿Comunión? Entonces lo primero es darte la enhorabuena y felicitar al que supongo que será uno de tus dos bichos.

      Y sí... estás espesa. Esas supertortitas son obra del cocinero novato. Que no es tan novato.

      Pero esto no puede quedar así, ¡voy a prepararlas yo!

      Eliminar
  8. ¡Ah! , había entendido que las tortitas era del Mr.Sr.Cocinero novato , ¡Sólo que no me lo podía creer! , ¡Sí que están perfectas! .
    Esa sartén de estrella me sale hasta en sueños , ya quiero hacerme con una .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No desesperes Seoane, yo no soy capaz de encontrarla ni en internet.

      Voy a pedirle a una amiga la suya para poder hacerlas... Estamos en las mismas condiciones, sueño con la sartén y con esas tortitas estrelladas.

      Eliminar
  9. Pues al final el cocinero novato ha conseguido hacer unas súper tortitas con una pinta estupenda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poquito a poquito nuestro cocinero novato se va convirtiendo en un cocinero a imitar.

      La sartén de estrella va a subir en ventas.

      Eliminar
    2. Rosario, me he dado un paseo por tu mundo.

      El cocinero novato es de Alicante, lo mismo podéis quedar un día y que tu pequeña pruebe esas deliciosas tortitas :))

      Eliminar