martes, 13 de mayo de 2014

Érase una vez... Secreto ibérico con salsa de naranja y dátiles.


La receta de hoy tiene dos ingredientes principales: El secreto ibérico y los dátiles. Y dos personajes también.

En un lejano pueblo cordobés vive un chico llamado Pedro, un óptico que lleva media vida en nuestras vidas. Pedro debe ser el nombre más repetido en la agenda de la Cuentista, por lo que el Pedro de este cuento es conocido como Pedrote.

En otro pueblo muy lejano alicantino vive un chico llamado Ángel, un óptico que lleva medio día en mi vida, pero parece que lleva toda la vida. Ángel debe ser el nombre menos repetido en la agenda de la Cuentista. Él se empeña en llamarse Gelete y me niego a que sea conocido así.

Pedrote viene de una familia de carniceros extremeña. La morcilla más deliciosa que he probado en mi vida ha salido de su casa y del jamón no pienso hacer comentarios porque me duele la vida saber que ya no lo hacen.

Ángel viene de una familia materna de panaderos granadina. Nunca he probado su pan porque hace años dejaron el maravilloso mundo de la harina, para dedicarse a otros menesteres menos harinosos y mucho más artísticos.

Hace unos cuantos años la familia de la Cuentista fue a pasar unos días al pueblo en el que viven Pedrote y parte de los suyos. Prepararon una comida familiar en el campo. Ese día la Cuentista aprendió dos cosas: A preparar salmorejo cordobés y no uno cualquiera, nooooo. El de la madre de Ana, una maravilla que no consigo igualar y no será porque no hago intentos... y lo que era el secreto ibérico.
Hoy día todos sabemos lo que es el secreto porque se puso de moda hace pocos años y ahora se puede encontrar muy fácilmente, pero en su momento no era común y para encontrarlo había que encargarlo al carnicero, eso si tenías la suerte de encontrar uno de confianza y con ganas de molestarse en buscar. La Cuentista se encontró con varios que no sabían lo que era.

Pedrote nos explicó en qué parte del cerdo se encuentra el secreto y cómo había que cocinarlo por la grasa, el tipo de carne y el sentido del corte. Perdóname por ésta receta Pedrote, no he respetado tus consejos en ésta ocasión. La receta me exige salsa...

Nos encantó. Y quiero que conste que el salmorejo pasará por aquí dentro de poco...

En la casa del campo, rodeados de nuestra segunda familia (aunque no existan lazos de sangre), en la gran terraza al aire libre, respirando el silencio de los olivares… el fresco salmorejo y el jugosísimo secreto ibérico. Una comida inolvidable, de las que te guardas en el bolsillo para siempre.

Hace unos cuantos meses, hablando de comida y bicicletas, Ángel comentó con la Cuentista que Elche está lleno de palmeras, hay tantas que cuando vas por la acera paseando y es época, vas pisando sobre una alfombra de dátiles. Ángel es un enfermo compulsivo de pedalear y me comentaba que con la bici pasaba por encima de ellos.
Siempre me han gustado los dátiles, bueno… lo que yo conocía como dátiles. Mi perspectiva ha cambiado…. En mi absoluta ignorancia jamás había probado los dátiles frescos. El sabor, la textura y el olor es increíble y absolutamente diferente. Siempre había pensado que se comen como los venden en los supermercados, unos más dulces porque llevan azúcar en el proceso de conservación y otros secos o deshidratados. 
Como curiosidad os diré que en toda Europa EL ÚNICO sitio donde es posible encontrar dátiles frescos es en Elche, porque allí se conserva un palmeral desde hace 1.300 años (hoy día es Patrimonio de la Humanidad).

Ángel vino a Cantabria hace unos meses y trajo una cestita de dátiles frescos medjoul para mis padres y otra para la Cuentista. Me gustaron tanto que quise meterlos en alguna receta que terminó siendo la que os traigo hoy.
Encargué al susodicho que me enviara otro paquete por mensajería para poder hacerla y cuando me preguntó que qué tal iba la receta… tuve que reconocer que me los había comido todos sin llegar a preparar el plato. Por lo que no quedó más remedio que enviar otro paquete más… Estoy tratando de desengancharme de ellos. Creo que al final tendré que visitar alguna clínica especializada.

La receta de hoy es la suma de todo. En casa nos gustó muchísimo la mezcla de sabores dulces, salados y cítricos. 

Por supuesto he probado a hacer la receta con dátiles "normales de supermercado" y sale perfecta. Si a mi hermano le costó encontrar cilantro para el guacamole, no quiero pensar lo que podría ocurrir si tiene que buscar dátiles frescos, lo mismo entra en un bucle de desasosiego espiritual y no conseguimos sacarlo de él.

De la despensa: (para 2 personas zamponas).


300 gr. de secreto ibérico.
1 cebolla no muy grande.
2 zanahorias.
Zumo de una naranja.
8 dátiles.
1 vasito de vino (a ser posible de Jerez).
Aceite.
Sal.

Manos a la obra:
1. Cortar el secreto en dados, salar y sellarlo con un par de cucharadas de aceite. Reservar.
2. Pochar en una cazuela las verduras cortadas en trocitos pequeños con un poquito de sal.
3. Cuando todo esté pochadito, añadimos el secreto que teníamos reservado, el zumo de naranja, los dátiles (deshuesados y cortados en dos o tres trozos) y el vasito de vino. 
4. Esperamos a que evapore el alcohol, tapamos la cazuela y cuando rompa a hervir, bajamos a fuego medio/bajo durante unos 20 minutos.
5. Sacamos los trozos de secreto y batimos todo lo que queda en la cazuela para que quede una salsa fina.
6. A disfrutar....

Moraleja: Una vez preparada y batida la salsa tenemos dos opciones:
1. Colocar el secreto en una fuente y salsear por encima....
2. Volver a echar el secreto a la cazuela y dejarlo para otro momento. Se puede calentar sin problema y queda perfecto... Si elegimos ésta opción, se puede colocar una ramita de romero sobre la carne y dejarlo así para aromatizar el plato. El romero queda perfecto.


Y colorín, colorado... ésta receta se ha acabado.

74 comentarios:

  1. Estimada Cuentista, hoy toca reconocer:

    Me dirijo a usted en esta ocasión para reconocer que para mí también es como si llevara toda la vida en mi vida, valga la rezumbancia.

    En segundo lugar quisiera reconocer algo. No sabía hasta que usted me lo dijo hace unos meses, que los dátiles frescos eran tan escasos (como dice mi retoño). Aquí estamos tan acostumbrados a comerlos así (bueno, no siempre), que no somos conscientes de lo que tenemos. Y digo no siempre, porque el proceso de maduración del dátil es complejo, por lo que muchas veces utilizan vinagre para que maduren todos a la vez. No sé si alguna vez le he dicho que no me gusta el vinagre ni su olor, es por ello que los madurados de forma natural son infinitamente mejores que los madurados con vinagre, pero todo eso se lo cuento, si usted quiere, en otra ocasión y es por ello también que mi madre me llevaba con la nariz por delante a comprar dátiles. Detecto el vinagre a kilómetros de distancia.

    Érase una vez hace muuuuuchos muchos años, la madre de un cocinero novato que quería comprar dátiles y no quería que le tomaran el pelo. Antaño el pelo lo tomaban mezclando dátiles madurados de forma natural con dátiles madurados con vinagre. La madre del cocinero novato confiaba plena y absolutamente en el olfato sabueso de su retoño.
    Se dirigieron a un puesto de venta de dátiles y la madre pidió dátiles sin vinagre. El datilero (me lo acabo de inventar) ofreció una bandeja de hermosos dátiles. Y como a un perro sabueso ordenó olfatear al retoño (futuro cocinero novato) aquella hermosa bandeja. -¡Éstos llevan vinagre!-exclamó el retoño. El datilero miró de muy mala forma al retoño "uséase" a mí.
    Después de varias bandejas olfateadas madre e hijo dieron con los buenos, tras reconocer el datilero que ocasionalmente se mezclaban diferentes tipos.
    Desde aquel entonces cuando madre e hijo aparecían por allí, siempre les sacaban los mejores dátiles.

    Y colorín colorado, ésta carta se ha acabado.

    P.D.I: Sepa señora Cuentista que cuando vuelva a enviar un paquete de dátiles serán siempre de primera calidad, palabra de sabueso.

    P.D.II: Yo no creo que esa afirmación sea correcta. No soy un enfermo compulsivo de pedalear. Solamente pedaleo 16 km diarios en desplazamientos por ciudad. Sólo salgo 2 veces por semana a mediodía para hacer entre 30 y 40 kilómetros y solamente los fines de semana que las obligaciones me lo permiten salgo de ruta para hacer entre 70 y 100 km. y también solamente una vez al año organizo una ruta con amigos de 180 km. para ir desde Elche hasta Requena.

    P.D III: ¿Dónde está el secreto? ¿Acaso es secreto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. P.D. IV: ¿He dicho en alguna ocasión que soy novato en el arte de la cocina? ;P

      Eliminar
    2. Me parece que no, voy a releer para ver si lo habías comentado.

      Eliminar
    3. En una ocasión escribí diciendo que su paladar es absolutamente "quejica", es difícil acertar con un plato que no lleve algún ingrediente desagradable a sus gustos.

      Su pobre madre salió ganando en ésta ocasión, pero María Teresa se debería llamar Job. La pobre debió pasar unos años malísimos para encontrar comidas que su retoño Ángel aceptara con gusto.

      Tengo la certeza absoluta de que en alguna ocasión se arrepintió del nombre elegido.

      Estoy deseando que llegue de nuevo la temporada de dátiles para volver a comer esa delicia.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. La pinta es buena, el sabor es maravilloso.

      Tú, que eres de mezclar carnes y canela... si la pruebas te haces adicta.

      Gracias guapa, un besito.

      Eliminar
  3. Te puedes creer que se me acaban de antojar dátiles??? Claro, que los frescos no creo que los encuentre
    La receta con esa mezcla de sabores tiene que estar buenísima. Por aquí también nos encanta lo dulce-salado y el salmorejo ni te cuento.... y fíjate que hoy también se ha metido un ángel en mi iglú, ji

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que me lo creo Ansur, yo llevo sin quitármelos de la cabeza varios días....

    Es difícil encontrarlos frescos, cuando estemos en temporada intentaré encargarlos y espero tener suerte.

    Prueba la receta con dátiles normales, queda perfecta y el zumo de naranja redondea todo, es una de esas recetas que al hacerlas parece que sabes cocinar...

    El salmorejo que me enseñó Ana pasará dentro de unas semanas por aquí (con un truco)

    He conocido a tu ángel.

    ResponderEliminar
  5. Al menos una vez habrá que hacerla, está claro, aunque el secreto me gusta más a la plancha. Espero que también compartas con nosotros la forma correcta de preparar el secreto, el sentido del corte y de la grasa. Yo lo dejo caer sobre la sartén y voy dando vueltas.
    He sonreído imaginando a un niño olfateando dátiles y señalando los buenos como un pointer. Ya salió en un comentario la rata protagonista de Ratatouille, que se encargaba de olfatear el veneno en la comida. Limpio, limpísimo, limpérrimo, decía. En este caso lo podemos cambiar por vinagroso, vinagrosísimo y vinagrérrimo :-/
    Os alegrará saber que tengo cilantro en la nevera y que ahora lo encuentro hasta sin querer. Estoy dispuesto a emprender la siguiente cruzada.

    Resumiendo tan completo rececuento, hay que resolver varios temas:
    - Organizar cata de dátiles frescos. Eso tengo que probarlo yo.
    - Propuesta de carnes alternativas al secreto. Sugiero el solomillo, que le va la salsa.
    - Forma correcta de preparar el secreto a la plancha.
    - Análisis sintáctico de la frase: "Ángel viene de una familia materna de panaderos granadina." No termina de cuadrarme.
    - Próximo desafío/yincana de búsqueda de ingredientes.
    - Qué porras significa eso de sellar con aceite.

    Quedo a la espera de su pronta respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leo y me entran tantas carcajadas que no puedo seguir leyendo por lo que tengo que volver a empezar... ¿Lo dejas caer sobre la sartén y vas dando vueltas? Bonita suela de zapato debe quedarte.

      Intento imaginarme a Ángel como un pointer y me carcajeo, aludiendo a una de las adivinanzas de nuestra madre Cuentacuentos te diré que es alto alto como un pino y pesa menos que un comino....

      Con respecto al cilantro: Ya sabes que soy la mayor y normalmente suelo tener razón, estamos en temporada y es fácil encontrarlo, lo difícil era lo que te estaba ocurriendo.

      La siguiente cruzada está cocinándose, de momento si haces el secreto me doy por contenta. No quiero hacer publicidad de ningún sitio, pero en el Mercadona suele haber siempre. Más fácil no te lo puedo poner.

      Eliminar
    2. El secreto no es desafío suficiente, lo consumo con regularidad y no supone ninguna dificultad encontrarlo.
      El secreto es cómo cocinar el secreto. Como decía, me limito a calentar mucho la sartén sellada con una cucharada de aceite y un par de vueltas por cada lado. Estupefacto me quedo al descubrir que estoy tan lejos del camino adecuado :-O

      Como no conozco la cara del Sr. Don Ángel(ete), no sé por qué se me va la mente a Billy Elliot, casi puedo verle bailando y olfateando por el mercado.

      Ya discutiremos sobre lo de tener razón. En realidad, no discutiremos, la suelo tener yo. Y si no me la das, me chivo a mamá.

      Eliminar
    3. ¿Chivarte a mamá?

      Es evidente que algunas cosas no cambiarán. Si no te doy la razón también puedes "no ajuntarme" o cruzar los dedos y hacer un escudo para no oírme,
      El "habla chucho que no te escucho" también puede funcionar si te esmeras.

      Y sí, lo haces de la manera correcta. Muy poco aceite bien caliente y DOS vueltas. La primera a fuego fuerte y la segunda bajando la temperatura.

      Lo de "lo dejo caer en la sartén y voy dando vueltas" era poco específico. Ha habido un momento en el que he llegado a pensar que las vueltas las dabas tú :-o

      Eliminar
  6. Señor don Pablo, voy a anticiparme a la respuesta de la señora Cuentista.

    Sobre la cata de dátiles, están todos invitados. Cuando sea temporada organizo una en un pis pas.

    Análisis sintáctico de la frase:
    "Ángel"--->sujeto.
    "viene de una familia materna de panaderos granadina."---> predicado.

    Sellar con aceite debe ser echar aceite por encima para que se selle, o ponerle un sello untado en aceite. Creo que la segunda.

    Aclare señora Cuentista y aclare también en qué parte de la vaca está el secreto.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por todas sus aclaraciones señor cocinero novato.

      Nada que añadir. Lo ha dejado todo perfectamente claro, se notan las clases que está recibiendo.

      Bueno, tal vez comentar que la vaca guarda muy bien el secreto del cerdo.

      Y que sellar viene a ser más o menos lo que ha explicado con tanta claridad, es decir...
      Sellar consiste en cerrar los poros de la carne para que no pierda los jugos que tiene y que al cocer no se queda seca y dura, para ello se deben poner unas cuatro cucharadas de aceite EN UNA SARTÉN O CAZUELA, cuando está caliente se echa el alimento a sellar y se va dando vueltas a la pieza de carne para que el calor de en todas los lados del trozo, tostándolos ligeramente e impidiendo así que se escapen los jugos naturales, una vez sellada por todas las partes se retira y queda lista para el siguiente paso, ya sea hornear o cocer.

      Es decir, tal cual lo ha explicado usted, exacatmente igual.

      Muchas gracias por aportar su experiencia, es halagador ver lo que va aprendiendo usted.

      Eliminar
    2. Calma, señora cuentista. ¿Qué es eso "al cocer no se queda" en vez de no se quede? Y, ¿qué es eso de "el calor de en todas los lados"? Y, ¿exacatmente?
      Vamos, que estás usando iPad o iPhone, ¿no?

      Eliminar
    3. Me has pillado. Otra vez a carcajadas.

      El corrector de la Tablet es una mie...

      Podría editar, borrar y reescribir, pero me gustan las erratas. Me hacen parecer un poquito más humana ;P

      Eliminar
    4. Si el corrector de tu iPad sustituye exactamente por exacatmente, toda mi fe en Apple se viene abajo.
      Bienvenida al mundo de los mortales, ¿aburrido el Olimpo, su excelentísima deidad?

      Eliminar
    5. Es posible y no te estoy dando la razón con ello, que exacatmente haya sido una torpeza mía, porque ahora me ha costado escribirlo y lo tengo subrayado en rojo....

      Ni pierdas la fe en Apple, la fe no debe perderse. ¿Qué haríamos nosotros los dioses sin fe?

      Eliminar
  7. La profundidad y complejidad de su análisis sintáctico me ha dejado extasiado, Sr. Don Ángel(ete), así como su capacidad de deducción sobre el sello de aceite. A la altura todo ello de mi arte en la elaboración de galletas de forma incierta.
    Coincido en el sello untado en aceite, nos falta saber de qué importe es el sello y si luego podremos enviar el rececuento por correo.

    Aclare, señora cuentista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro que tal baila.

      Vuestro sello tiene un valor incalculable... da gusto leer respuestas tan llenas de conocimiento, clases de cocina y de lengua española...

      Dentro de poco me veré obligada a cambiar el nombre del blog. Cuentos suena muy infantil para tanto alarde de sapiencia.

      Gracias por iluminar mi ignorancia.

      Eliminar
  8. Tomo nota de la invitación, tengo memoria de caballo para estas cosas, Sr. Don Angel(ete).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es.

      Siempre he pensado que tenías memoria de equino, me ahorraré especificar cual... porque te quiero :))

      Mucho.

      Eliminar
    2. Me encantan los burros y los asnos. Mejores que muchas personas, debo añadir. Halagado me has, rebonilla.

      Eliminar
    3. Los vecinos deben pensar que he perdido el sentido (el poco que me otorgaban) con tanta carcajada.

      Quiero que conste que en ningún momento he hablado de burros y asnos... Pero cada uno interpreta de manera libre maestro Yoda.

      Eliminar
    4. Yo también tomo nota, pero en la agenda, ya que mi memoria viene a ser como la de nuestro amigo el verrugato. La invitación está en pie, faltan los dátiles.

      Eliminar
  9. Por favor parad, no puedo más, no consigo parar de reírme jjjjjj
    Que buenas estaban las galletas.... Ains no, que estamos ya con la receta del secreto.... Jo que buenas las galletas (yo a lo mío)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero bueno.... Te dije que echaras "esencia de vainilla" si no encontrabas extracto.

      ¿Has comprobado que no sea otra hierba? Son las 7:25 y ya me estoy riendo.....

      Me encanta que te guste tanto otra entrada del blog, puedes escribir donde quieras, tú tranquila. Cuando se pasen los efectos buscaremos una solución entre todos. Te queremos Sonia.

      Eliminar
  10. A todo esto, que se me olvidaba... ¿Puedo sustituir el secreto por ternera y los dátiles por pasas? Es que no me gustan ni el secreto (no soporto su olor cuando se está cocinando) ni los dátiles...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver, puedes preparar lo que quieras.... De eso se trata.

      Pero yo probaría a que lo hiciera Pablo, realmente el cerdo con dulce está muy bueno, puedes sustituir el secreto por cinta de lomo cortada en tacos, pide a tu carnicero un trozo sin filetear y lo cortas en casa.

      Los dátiles intenta no sustituirlos, van batidos y no los comes enteros. Creo que así te gustarán, inténtalo.

      Sí decides hacerlo con el lomo no lo cuezas, lo fríes, cueces la salsa sola y luego mezclas todo. La gracia del secreto es que tiene más grasa y al cocer queda muy bien. El lomo te quedaría seco para mi gusto.

      Te queremos Sonia, hazlo como necesite tu espíritu. Sobre todo.... Tranquiiiiiiiila.

      Eliminar
    2. En algún momento alguien me ha tachado de paladar "quejica", ejem, ejem...

      Eliminar
    3. ¿Sonia te ha tachado de "paladar quejica"?

      Eliminar
    4. Yo fui el primero en sugerir carnes alternativas, pero por el motivo contrario: me encanta el secreto.
      Aquí mi mujer va más allá y quiere cambiarlo todo. Podemos sustituir el secreto por patatas, los dátiles por cebolla y hacer una tortillita.
      Está muy bien eso de que lo haga yo, como un esclavo. Afortunadamente, cuando entro en la cocina, mi gran capacidad de convocatoria acaba involucrando al resto de la familia. Eso, o,la cara de susto que se me pone.

      Eliminar
    5. Ya me tienes otra vez con risas, cuando he leído sustituir el secreto por patatas y los dátiles por cebolla... no me esperaba leer lo de la tortilla.

      Debe ser porque yo para la tortilla también suelo usar huevos.

      Pero te doy la razón (dos veces en dos días).

      Con respecto a lo de tu capacidad de convocatoria, vamos a ver hermano, no es tu cara lo que nos incita a ir a la cocina. Es tu continuo preguntar:
      ¿Dónde está....esto?
      No, ahí no está.
      ¿Dónde está aquello?
      No, ahí no lo veo.
      ¿Dónde has guardado el cilantro?
      No veo el cilantro.

      Al final nos levantamos tantas veces que es mejor que nos quedemos directamente en la cocina.

      Eliminar
    6. Y, si lo he hecho bien, os quedáis en la cocina, hacéis el plato y yo estoy en en salón viendo alguna película directamente. Son años de práctica.
      Por otro lado, fíjate si he evolucionado en la cocina que ni huevos necesito para hacer una tortilla. De gallina, digo.

      Eliminar
    7. ¿Ves cómo te tengo pillado el tranquillo?

      ¿Por qué crees que tengo siempre una botellita de vino blanco muy frío? Sé que Sonia y yo terminaremos abriéndola mientras cocinamos...

      Creo que deberías enseñarnos a todos el tema de los huevos.
      :-O

      Eliminar
  11. Voy a tener que empezar a leer tu blog más temprano... esto de pensar en platos tan ricos a la una del mediodía me hace la jornada laboral interminable...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Publiqué la entrada a una hora "inhóspitamente" temprana pensando precisamente en ello. Es una crueldad leerlo a mediodía.

      A la hora del desayuno parece que la carne con salsa entra peor... aunque sea un poco dulce.

      Pero no te preocupes, ya sabes que encuentro soluciones a los problemas que me presentáis, la siguiente entrada no se podrá comer.

      Eliminar
  12. Todo se pega cocinero novato... No nos entienden, lo que pasa es que tenemos un paladar exquisito y una pituitaria muy refinada

    ResponderEliminar
  13. Ea, señora Blázquez, exquisito, refinado, me gusta como suena. El día de la cata de dátiles tendrá usted una cata de refinadas pasas para paladares exquisitos. Palabra de novato.

    ResponderEliminar
  14. Exquisito y refinado. Estoy completamente de acuerdo con vosotros.

    El otro día estuve viendo un documental sobre la búsqueda de trufas y utilizaban un mamífero de olfato refinado, exquisito y muy desarrollado.... al leer vuestros comentarios me he acordado.

    ResponderEliminar
  15. Asnos, burros y cerdos. Oye, un par de gallinas y una vaca y ya tenemos la granja de Pepito ia, ia, ooooo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Papá pone las gallinas.

      ¿Sirvo yo como vaca? Puedo mugir con bastante elegancia...

      Eliminar
    2. ¿El secreto está en el cerdo? ¡Me lo pido!

      Señora Blázquez, se han reído «nuestra».

      Eliminar
  16. Estimada Cuentista, me dirijo a usted para relatarle mi experiencia con la realización del secreto con salsa de dátiles.

    Primero decir que tuve que comprar los dátiles envasados. Es la primera vez que los pruebo así; no me extraña que a la señora Blázquez no le gusten. No tienen nada que ver con los frescos, sin miedo a exagerar los calificaría de basura. Señora Blázquez, cambiará de opinión el día de la cata.

    También debo decir que me puse a preparar el plato ayer a las 14:30h, después de trabajar y después de pasar por el supermercado a por naranjas y a por basurdátiles.

    Corté las verduras y mientras éstas estaban pochando, corté el secreto. Me llevó bastante tiempo quitarle la grasa. ¡En la carnicería lo hacen tan fácil! Pero bueno, conseguí hacer taquitos más o menos todos iguales.
    Cuál fue mi sorpresa cuando me di cuenta de que no tenía vino tinto. Busqué en mi humilde despensa (soy novato en el arte de la cocina) y encontré una botella que me regaló su querido padre. Un Ribera del Duero, crianza del 2005. Creo que es vino de degustar y tomar tranquilo y me parecía una lástima echarlo a la cazuela, pero no tenía más remedio. Así que hice las dos cosas, eché el vino a la cazuela junto con el zumo de naranja y los dátiles y me dispuse a tomarme unas copillas, tras la cerveza que ya me estaba tomando.

    La cazuela olía de maravilla y el vino tabbien eztaba de madavilla. Traz loz veite binutoz que taddaba en hacedse er zecreto, tobé uda copa traz otra. Ed pdoblema llegó cuaddo tuve que ceparar e zecreto del resto de iggrediettez. Fue uda tadea addua y copplicada, no zabía qué eda dátil y qué eda canne. Lo cozzeguí, aunque creo que hubo zecreto que acabó tditudado.

    Pero lo conseguí, a pesar de la tocatera que llevaba, lo conseguí. Y antes de probarlo también conseguí fotografiarlo para que lo pueda poner en “Todos escribimos cuentos”. Ya tiene la fotografía en su poder señora Cuentista. Mientras presentaba el plato me sentí como un profesional, supongo que el vino tuvo algo que ver. A todo esto comí cerca de las 16:30h.

    El plato es delicioso, el sabor de la salsa riquísimo y sobre todo supongo que estando sobrio, es sencillo de realizar. Casi me lo como todo y eso que las cantidades que usted puso, citaba que era para dos personas zamponas. He guardado una ración para mi retoño que seguro se chupará los dedos.

    Sin nada más que añadir, reciba un cordial saludo del cocinero novato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja

      Madre mía de mi vida, no sé por donde empezar.

      Iré por partes: Mi padre te dio una botella de vino de esas características cuando le diste los dátiles ¿no? Mira tú las casualidades de la vida. Al final todo queda en la misma receta.

      Me gustaría que probaras a preparar la receta sobrio porque no sé si te gustó precisamente por el estado en el que te encontrabas...

      Y al mismo tiempo, me gustaría también saber si estando en "no estado de embriaguez" eres capaz de cocinarla.

      Me alegra muchísimo que te haya gustado el plato porque con ese paladar es difícil acertar, me siento muy, muy, muy orgullosa de tus logros y de los míos.

      Creo que la de la semana que viene también vas a poder comerla. ¿Será posible conseguir dos seguidas?

      Me alegra mucho que te haya gustado.

      Eliminar
  17. Señora Cuentista, las frases de mi retoño al probar el secreto han sido tres:
    - Papá, ¿cuánto tiempo llevas escondiendo que cocinas tan bien?
    -¿Cuándo vas a montar un restaurante? Esto es de cinco tenedores.
    -¿La salsa es del blog de la Cuentista?
    Creo que le ha gustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente, esta semana tiene que caer este plato. Parece un triunfo asegurado. No tengo en casa un Ribera del Duero, pero sí una cerveza negra alemana que utilizaré para acompañar la elaboración, dado que parece un ingrediente importante para asegurar el éxito (o que te importe un cilantro el fracaso).

      Eliminar
    2. ¿Estás seguro de que esas han sido las palabras de tu retoño?

      ¿No te queda ningún resquicio de tu hip hip? Porque si realmente Pau ha dicho eso... me merezco uno de esos tenedores.

      ;P

      Eliminar
    3. Vamos a ver Pablo... ¿Una cerveza negra? Supongo que será para acompañar a la elaboración de la receta sin echarla en la receta.

      Y si es así, y tienes pensado tomarte tú TODA la cerveza...eso quiero verlo yo, si escribes inmediatamente después de tomártela es posible que no hiles una palabra detrás de otra.

      La receta es un triunfo asegurado, te lo prometo. Fácil y sorprendentemente deliciosa, os va a gustar...

      Eliminar
    4. La clave es cocinar chispao, pruebe, pruebe, señor don Pablo, es muuuuuy divertido.

      Todos los tenedores son de usted señora Cuentista, todos suyos.

      Hoy lo he vuelto a probar sobrio con mi retoño y hemos rebañado el plato hasta que brillaba.

      Eliminar
  18. Pero vamos a ver , me siento en mi sofá reclinable para leer en tranquilidad un blog que se supone me va a transmitir buenas sensaciones¿? .¿Qué pasó con el secreto que ya no es secreto el asno, la vaca, las gallinas ? ¿Y los dátiles?¿ Como se ha ido esto al garete? .¡Pero es que vais a espantar a los lectores ! ¡Pobre Iván Portela ! Que viene de nuevo por aquí , le nominé al premio igual que a tí , y va y te nómina a tímido, jaja, para comérselo . Menos mal que le va la caña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te nomina a tí ( y me pone tímido ) , ay qué ver!

      Eliminar
    2. No se pretende espantar a nadie, creo yo, quizás sí comernos todo lo que se mueve cual tiburón acechando un verrugato.
      Además, el valor educativo de este hilo es incalculable: se aprende a cocinar con ingenio, análisis sintáctico, fauna y flora internacional y alguna palabra nueva para nuestro vocabulario.

      Eliminar
    3. Has hecho muy bien en sentarte en el sofá reclinable Seoane, porque tengo al personal en estado de guerra.

      Y ya ves en que estado cocinan algunos y los demás pretenden seguir sus pasos... Por favor, aporta un poco de ciencia de la que usas en tu blog (al que por cierto todavía debo un agradecimiento, aunque a cambio te estoy enviando visitantes) y prepara ésta receta sobria.

      Seguro que os gusta.

      Iván no se asusta porque sabe que preparo recetas especiales para él y después de conocer su blog, los comentarios del mío son "pura dulzura".

      Eliminar
    4. No te preocupes por el agradecimiento ¡Qué más da! Si me muero de la risa por aquí.
      ¡Ah!ya me dirás a quien me envías por el blog para recibirla como se merece , por favor , si es de la tropa ¡Que vayan sin cuchillos!¡,jajaja.
      Le doy la razón a Pablo , aquí se aprende de todo ,¡Menos a cocinar!jajaja, porque tú lo intentas pero el personal se te revuelve.
      La receta de pavo al whisky me gusta mucho , aunque no puedo llevarla a cabo exactamente ¡No bebo alcohol!.

      Eliminar
    5. Hasta he escrito un cuento...

      ¿Qué te mueres de risa? ¿No debería ser de ternura?. La verdad es que el viernes vinieron a casa mi hermano y Sonia y todos coincidimos en lo mismo, hay veces que se escapa la carcajada.

      Y nos está haciendo estar "a la caza" del gazapo... Es peligroso escribir deprisa...

      ;)

      Eliminar
  19. Esto me ha recordado al chiste de la receta del pavo al whisky, a carcajada limpia me tiene sr novato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente creo Sonia... que deberías contar el chiste.

      ¡Está muy feo eso de dejarnos a todos con la intriga!

      Yo te perdono porque después de la sorpresa del viernes te perdono hasta que prepares "secreto con salsa de naranja y dátiles" con solomillo, zumo de melocotón y pasas.

      COMPARTO CON TODOS QUE EL VIERNES SE PRESENTARON EN SANTANDER MIS TRES CHEFS. Casi me da un infarto al ver a Pablo pidiéndome cilantro, a Laura con su preciosa sonrisa y a Sonia por detrás arrepintiéndose de no haber grabado mi reacción al verlos en la puerta de cole.

      ¿Os he dado las gracias?

      Eliminar
    2. Me alegra haber conseguido una carcajada. Si hubiera estado conmigo en la cocina, todavía tendría agujetas en la tripa por verme separar con pinzas la carne del resto.

      Eliminar
  20. PAVO AL WHISKY

    INGREDIENTES:
    1 PAVO DE TRES KILOS,

    I BOTELLA DE WHISKY,

    150 GRS. DE PANCETA.

    ACEITE DE OLlVA. PIMIENTA Y SAL


    PREPARACIÓN:

    1. TOMARSE UN BUEN VASO DE WHISKY PARA ENTRAR EN CALOR

    2. RELLENAR EL PAVO CON LA PANCETA, SALPIMENTARLO Y ECHARLE UN
    CHORREON DE ACEITE DE OLIVA.

    3. PRECALENTAR EL HORNO A 180º DURANTE DIEZ MINUTOS.

    4. MIENTRAS, SERVIRSE UN PELOTAZO DE WHISKY.

    5. METER EL PAVO EN EL HORNO.

    6. TOMARSE OTRO PELOTAZO Y CANTARLE UNA MIJITA AL PAVO.

    7. SUBLIR EL HORNO A 220º, DARLE CAÑA AL DERBOSTATO Y ESBERAR VEINTE BINUTOS.

    S. SERVIRSE OTRO BELOTASSO.

    9. AL CABO DE UN DRATO, HORNIR EL ABRO PARA GONDROLAR Y ECHAR UN CHODRETON DE GÜISQUI AL BABO Y OTRO A UNO BISMO.

    10. DARLE LA GÜERTA AL BABO Y COGERSE LA MANO AL CEDRAR EL HONNO.

    11. CANTARLE UN FANDANGO AL BABO MIENTRAS SE SICHARRA.

    12. REDIRAR EL BABO DEL HONNO, QUE SE TE DRESBALA Y BRUSCARLO POR EL SUELO.

    13. ODRO PELOTAZO PA INICIA DRA BUSQUREDA.

    14. DARSE UN JARDASSO AL RESFALAR CON LA GRASSA DEL SUELO.

    15. PLOBAR LA SARSA DEL SSUELO QUE YA ESTRADÁ FLESHQUITA.

    16. TROMARSE OTRA COPITA E INBLlTAR AL BABO QUESTA TUMBAO AL LAO.

    17. INDENDAR LEVANDARSE Y DESIDIR QUE EN EL SUELO SE ESTA DE GOJONES.

    18. EN DRESE MOMOENTO ABARESE LA BARIENTA, ENGÜENDRA EL BABO EN EL BASILLO, LO TIRA A LA BASSURA Y TE FORMA LA DE DIÓ.

    19. TOMARSE ODRO GÚISQUI

    20. Y ADRORA A COMÉ ¿ Y EL BABO?.... ¿DRONDE ESHTA EL BABO?.....
    ¡¡ EL HIOPUTA SA BEBIO EL WISHHKY Y SE A IO !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tienes a carcajadas Sonia.

      No sé cuanto te habrá costado escribir el chiste, seguro que no lo has hecho con Tablet o teléfono porque el autocorrector se habría tomado la botella de whisky, la de vino del novato y la cerveza negra del cilantrero.

      Hayas tardado lo que hayas tardado... ha merecido la pena.

      Eliminar
    2. ¡No he entendido el chiste!¿Alguien me lo puede explicar?,jaja.
      Escribirlo tiene que costar lo suyo.

      Eliminar
    3. Pues claro Seoane, verás... es un señor que quiere cocinar un pavo.

      Y pare ello necesita una botella de whisky. De la cual va bebiendo lingotazos.

      Y espero que no te creas que voy a seguir....



      Eliminar
  21. Copy and paste. High technology.

    ResponderEliminar
  22. Ssssshhhhh, calla hombre!!! Que creían que lo había escrito todo... Con lo bien que yo había quedao... Cachis

    ResponderEliminar
  23. Sinceramente... yo me lo había creído.

    ¡¡Si es que no se puede ser más pava!!

    ResponderEliminar
  24. Querida cuentista, el secreto está en marcha, en breve la foto

    ResponderEliminar
  25. Nos ha gustado mucho, sobre todo la salsa y la foto ya te la envié

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho chivilla... dentro de poco todos podrán ver ese "peaso" foto que has hecho...

      Entrena, entrena...

      Eliminar
  26. Sí, la salsa está muy buena. Para la carne, yo creo que alguna más tierna puede quedar mejor. Yo he participado poco: trocear la verdura y descorchar el vino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Alguno de los dos ha seguido mis pasos con el vino? ;)

      Eliminar
    2. Has participado lo necesario Blete, descorchar el vino siempre entraña dificultades...

      Un solomillo de cerdo iría de miedo, habrá que prepararlo

      Eliminar
  27. Cocinero novato... ¿eso es todo lo que le preocupa?

    ¿la borrachera?

    ¡¡Hay que ver!!

    ResponderEliminar