lunes, 2 de junio de 2014

Érase una vez... Arroz de rape y gambas.


Tatatachán, tatatachán.....
No quepo en mi regocijo culinario. Estoy sorprendida y orgullosa con ésta receta. Definitivamente hay que quitar el "novato" al cocinero novato, o poner un "ex" delante de cocinero.
Os recuerdo que después de ver las tortitas estrelladas que consiguió hacer, cedí un hueco al ex cocinero novato para que nos mostrara su evolución con una receta y aquí están los resultados. Impresionante.
Aquí dejo lo que ha preparado para todos, no he metido mano en nada. La receta, el cuento y la foto han llegado directamente desde Elche a la cocina de "Cuentos de sal y pimienta"



Primeramente agradecer a la señora Cuentista que me haya cedido Cuentos de sal y pimienta para contar éste rececuento; gracias, gracias, gracias.

Érase una vez un cocinero novato que nunca se había tenido que preocupar por cocinar, así que ni era cocinero, ni era novato, ni era “na de na”. Hasta entonces apenas sabía preparar una pasta al curry que si queréis os la cuenta en otra ocasión; muy rica por cierto.

Pero la vida da muchas vueltas y un día casi de repente se encuentra con que se tiene que preocupar de con qué llenar el buche a diario. En la puerta de casa tenía un sitio de comidas para llevar donde por apenas 3€ tenías ensalada y un plato. Sí, increíble pero cierto. La tentación de no cocinar ningún día estaba ahí, cerca, acechando a diario. Pero no cayó en ella y decidió tomárselo como un reto personal: IBA A APRENDER A COCINAR.

Un día la madre del cocinero novato cogió por sorpresa a su barbudo retoño y lo llevó de la oreja hasta la cocina.

-Hijo mío, hoy vas a aprender a hacer el arroz 1, 3, 18.
(cara de póquer)

-¿1, 3, 18?

-Sí, una medida de arroz, tres de caldo de pescado y 18 minutos de cocción. Quítale la espina a ese rape.
(cara de repóquer)

El barbudo retoño cocinero novato agarró el rape con más asco que miedo y comenzó a diseccionar mientras su madre se echaba las manos a la cabeza al ver, tras un despiste, que casi todo el pescado seguía pegado a la espina.

Su madre iba tan rápido con las instrucciones que casi no era capaz de seguirlas. Un rato después estaba listo su primer arroz de rape con gambas. Parecía magia, le resultaba imposible que con sus manitas (y las de su madre) hubiera sido capaz de hacerlo. Fue una inyección de moral culinaria espectacular, como el arroz.

Días después, el cocinero novato llamó a la Cuentista y se lo “cuentó”. Fue ésta quien le dio la clave para hacer el mejor caldo de pescado que jamás se pueda hacer. Desde entonces lo prepara como lo vais a leer y nunca falla, NUNCA.

El caldo de la señora Cuentista se prepara con las propias pieles y cabezas de las gambas que después usaremos en el arroz. “Quicir”, pelamos las gambas y las ponemos en una sartén con unas gotitas de aceite (incluidas las cabezas) para hacerlas a la plancha. Sí sí, sólo las pieles y las cabezas, yo también me quedé ojiplático cuando me lo "cuentó".

Una vez tenemos las pieles bien tostaditas (el olor que queda en la cocina es mmmmmm rico rico), las machacamos con un palo de mortero y añadimos el agua. Deberemos echar un poco más de agua que la cantidad de infusión que vamos a necesitar. Allí las tendremos hasta que hierva un par de minutos. Lo pasamos todo por un colador bien fino y listo. Si el colador no es lo suficientemente fino, colocaremos una tela de algodón para que no queden restos “sólidos”.  En definitiva, que tendremos una infusión de pieles de gamba. Así la voy a llamar, “infusión de pieles de gamba”.

De la despensa (para 3 personas):


1 Pimiento rojo hermosote.
1 ó 2 colas de rape (aproximadamente 300 o 400 gr.).
225 gramos de arroz (gramos con "m", no granos. No quiero que nadie se ponga a contar) ;))
1 bote de 400 gr. de tomate triturado.
1 sobre de paellero Carmencita.
750 ml. de infusión de pieles de gamba.
Aceite de oliva virgen extra (me apetecía escribirlo así, todo, ¡qué pasa!).
15 gambas rojas peladas.
Sal.

Manos a la obra:

Podemos prepararlo en sartén, paellera o perol de barro, como cada uno prefiera; sale bueno sí o sí.

Quitamos la espina y la piel al rape y lo diseccionamos en tacos de unos 2 o 3 centímetros. Reservar (siempre me ha gustado esta expresión en las recetas).

Cortamos el pimiento rojo a tiras y lo sofreímos  bien, con un poco de sal; es importante dejarlo bien sofrito (pero no quemado).

Añadimos los trozos de rape con otro poquito de sal y seguimos sofriendo. Cuando el rape esté sofrito, añadimos el arroz y el sobre de paellero. Le damos unas vueltas a todo, con un minuto es suficiente.

Después se añade el tomate triturado con otra pizca de sal y se deja friendo. Cuando reduce (no sé explicarlo de otra forma) se añade el caldo CALIENTE y se remueve todo para que el arroz se distribuya bien.

Es ahora cuando colocamos las gambas a una distancia exacta una de otra de 2 centímetros y medio. Es bromaaaa, ponedlas por ahí “a revolotón”.

Cuando empiece a hervir bajamos a fuego medio y contamos 18 minutos. Es conveniente remover de vez en cuando (¡ojo! de vez en cuando) para que no se pegue. Si el fuego no ha estado muy fuerte, a los dieciocho minutos lo apagamos y tendremos un exquisito arroz listo para disfrutar. Bueno, no tan rápido, conviene dejarlo reposar cinco minutos antes de servirlo.

Explicación sobre las cantidades:
Yo pongo dos puñados de arroz por persona y siempre uno de más, porque ya se sabe aquello de que más vale que "zozobre" que no que "zofalte". Si con los puñados de arroz hemos llenado un vaso, necesitaremos tres vasos de infusión.

Explicación del porqué de tanta explicación:
Quiero dedicar esta receta a mi madre por ser tan maravillosa, sin ella nada sería posible y también a mis dos grandes amigos: Alfredo y Rosario.

A revolotón era una expresión de Alfredo y Rosario siempre decía que las recetas nunca estaban lo suficientemente bien explicadas para quienes no sabían cocinar y tenía razón. Hablo en pasado porque ninguno de los dos preparará ésta receta. Os quiero, en presente.

Moraleja: Para éste (y otros arroces) si se va a preparar para muchas personas, conviene usar paellera grande, ya que no queda tan rico si la capa de arroz es muy gruesa; moraleja de novato.


Y colorín, colorado... ésta receta se ha acabado.


29 comentarios:

  1. Estimada Cuentista me dirijo a usted para comunicarle que he sufrido una taquicardia al entrar en su maravilloso blog y encontrarme con mi rececuento.
    Le agradezco sus palabras, pero intentar quitarme el adjetivo de novato es un insulto hacia los cocineros de verdad. Soy y seguiré siendo novato en el arte de la cocina una larga temporada.
    Me gustaría que hiciera el arroz para que me de su opinión. Si lo hace puede que aparezca en la sección de « todos escribimos cuentos» :))
    Invito también al resto a que lo intente. Es muy fácil y resultón. Que nadie olvide que si yo he sido capaz, puede hacerlo hasta el perro.
    Reciba un cordial saludo, del cocinero novato, barbudo y que sabe hacer tarta de manzana.


    ResponderEliminar
  2. Estimado ex cocinero novato, la receta me parece deliciosa y estoy deseando ponerme manos a la obra.

    Hoy por la mañana he ido a comprar los sobres de Paellero Carmencita. Ya obran en mi poder.

    Tengo la inmensísima suerte de estar en casa de Pablo/Sonia/Laura.... mañana comeremos arroz con rape si todo sale bien. Vamos a poder preparar y comer una receta de "Cuentos de sal y pimienta" que no conocemos ninguno de los "privilegiados".

    Gracias por compartirla con todos, me encanta el 1.3.18.

    Y me encanta que parte de la receta lleve una pizca mía y una pizca de Sonia, el caldo de las cabezas a la plancha me lo enseñó ella hace muuuuuuuchos años.

    Bonita casualidad.

    ResponderEliminar
  3. No entiendo por qué han dado tanto bombo hoy a la abdicación del rey y no le han dedicado el tiempo que merece a esta noticia, pues noticia es, parece ser.
    Se me acumulan los rececuentos pendientes, este plato también tengo que prepararlo. Este fin de semana no salimos de la cocina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, tanta hablar de la abdicación cuando la verdadera noticia está aquí... no lo entiendo.

      Si todo sale bien... mañana podrás comerlo (hecho por una servidora) recalentado en el trabajo.

      Una pena. (for you)

      Eliminar
  4. ¿Que el rey ha hecho qué?
    Gracias Sonia por la clave para hacer la infusión, espero que os guste.
    Señor don Pablo, le llevo ventaja. Hoy he preparado a petición de mi retoño la segunda tarta de manzana.

    ResponderEliminar
  5. Pero que buena pinta tiene ese arroz!! el excocinero novato se lo ha currado un montón. Además estoy absolutamente de acuerdo con él en que la paellera tiene que ser grande, una capa de arroz de 1 dedito está mas rico que una capa de 4 dedazos. Estupenda receta, bss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo en la pinta... estupenda.

      Me encanta que los que vivís en zona de arroces aportéis vuestros consejos, me parece una idea maravillosa que se utilice una paellera grande, no volveré a preparar arroces en capa de cuatro dedos (o más)

      :))

      Eliminar
  6. Ésta mañana he ido al mercado y ya tengo en mi poder el rape, las gambas y el sobre de paellero, voy a preparar el caldo y a ponerme con ello.

    Estoy deseando que llegue el mediodía para probarlo.

    Prometo escribir mi opinión y hacer foto para el "todos escribimos cuentos". Como aquí no tengo mis bartulillos de fotografiar tendré que echar mano de imaginación para montar un bodegón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señora Cuentista, trrrrrr trrrrrr, redoble de tambores, me muerdo las uñas, estoy nervioso, deseando saber su opinión. Ay ay ay! Preferiría estar haciéndolo yo en vez de esperar su veredicto.
      Me salgo a fumar un cigarro. ¡Ups! ¡Si no fumo!
      ¡Qué nervioooooooos!

      Eliminar
  7. Uff , está receta me encanta , porque mi pescado favorito es el rape .
    El arroz me sale bien, pero no espectacular , no le tengo cogido el punto a ciertos arroces.
    Voy a estudiar bien la receta para ver sí logró esta perfección del ex-novato cocinero .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seoane, éste es tu arroz. No tengo ni idea de cocinar, pero ni idea y el punto del arroz lo tengo pillado. Recuerda 1-3-18, no falla.
      Me alegraría que lo prepararas, que te gustara y que puedas decir que ya le tienes pillado el punto.
      Sigo esperando el veredicto de la Cuentista, delante de un plato de lentejas. No es justo, tanto pensar en arroz, rape y gambas...

      Eliminar
    2. Sale perfecto Seoane, palabra de Cuentista.

      Medidas y tiempo lo dejan impecable, no vas a tener que romperte la cabeza con nada.

      Eliminar
  8. Ole, ole y ole.

    Arroz terminado y comido.

    La madre Cuentacuentos siempre decía: "Hija parece que te mana el arroz en el plato". Con el paso de los años he llegado a pensar lo mismo, parece que no se termina nunca el arroz de mi ración, siempre que como arroz me parece que llevo un buen rato comiendo y da la sensación de que hay más que cuando empecé a comer. Hasta hoy.

    Y ya sabéis, de hija Cuentista... hijo Minicuentista... Voy a decir que mi pequeño Minicuentista no suele comer mucho arroz, apenas un poquito y enseguida dice "No quiero más". Hoy bajo la mirada asombrada de todos, se lo ha comido. El rape, las gambas (que no suele querer)... Ha dejado un poquito, pero muuuuuuuuy poquito.

    Creo que no necesito ampliar mi crítica, con esas palabras me parece que se entrelee lo que pensamos de la receta, ¿NO?

    Gracias cocinero.

    Mi única pena es que mi hermano y Sonia lo tendrán que comer recalentado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Cuentista, me dirijo a usted para comunicarle que ya me entra el aire en los pulmones. Parece por sus palabras que le ha gustado el arroz. Me alegra mucho y sobre todo me alegra que al Minicuantista también le haya gustado; a mi retoño le encanta. Es una alegría verles comer a gusto.

      Hoy he preguntado a mi retoño que qué le apetecía que cocinara el fin de semana y me ha contestado que "pasta al curry". Dice que desde que sé preparar otras cosas (:O) ya no hago el único plato que sabía hacer. Estos retoños...

      Sobre recalentar, es un arroz que acepta barbaridades, espero que a ellos también les guste.

      Se despide atentamente, el cocinero novato que sabe hacer tarta de manzana (llevos ya dos, por cierto).




      Eliminar
  9. Me apuesto el cuello y no lo pierdo a que esto estaba deliciosamente rico !!!

    Así es como yo preparo también el caldo, cuando hago gambas al ajillo o como por ejemplo hoy que voy a preparar ceviche de gambas, hago el caldito y lo congelo.

    Que color más divino tiene el arroz, con lo que a mí me gusta !!

    Besos y felicidades por haber subido de grado jejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Cris. Puedes apostarlo y no lo pierdes.

      Está riquísimo. El ceviche de gambas me resulta muy atrayente, voy a ver si tienes la receta para prepararlo hoy. Con el calor que nos espera hoy (y la poca costumbre que tengo yo) me apetece algo fresquito.

      Si te animas a preparar el arroz, no olvides hacer una foto y enviármela. Me encantan las entradas de "todos escribimos cuentos..." con vuestras fotos y vuestros resultados.

      Mira el cocinero, empezó con pruebas y ha terminado escribiendo un cuento y dando él una receta estupendísima.

      Besos guapaaaaa

      Eliminar
    2. Pues has podido comprobar que aún no tengo el ceviche publicado jejejeje, es la receta que publicaré la próxima semana !!!

      Cuando lo haga no dudes que te mando la foto !!!

      Besotes guapa

      Eliminar
    3. Aquí estaré esperando ese ceviche... me apetece muchísimo hacerlo.

      Aquí estaré esperando esa foto.

      Un besito guapa

      Eliminar
  10. Señores lectores de "Cuentos de sal y pimienta". Me llena de orgullo y satisfacción que me nombren como "ex-cocinero novato", lo agradezco, pero la realidad es la realidad y es mi madre quien tiene el mérito, no pienso abdicar.
     Esto no es más que la suerte del principiante, en mi caso la suerte del novato.Sigo sin tener ni p·····tera idea de cocinar. Lo que sí es cierto es que a terco me ganan pocos. De hecho es más que probable que hoy vuelva a intentar hacer los huevos a la escocesa que tantos quebraderos de cabeza me están dando.
    Seguiré insistiendo, probando y aprendiendo de los rececuentos que nos traiga la señora Cuentista. 
    Reciban un cordial saludo del cocinero novato que ya sabe hacer tarta de manzana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado cocinero novato, es cierto que tu madre tiene el mérito de haberte pasado la receta.

      Pero la has mejorado con el caldo "infusión de cabezas de gambas".
      ¿Es o no es?

      Eso es cocinar, yo no me encuentro las recetas a mi gusto sin más, suelo retocarlas y cambiar algunas cosas, tampoco yo soy cocinera, la verdad es que ni siquiera me considero buena cocinando.

      Pero ya no eres "novato"....No te quites los méritos que mereces.

      Eliminar
  11. Es la primera de tus recetas/cuento que no me da hambre... ojo, tiene muy buena pinta, pero a mi el rape...como que no... Al menos mi mujer no me vendrá con el ya clásico "y qué?? esta semana no hay receta de esas que has leído en internet que quieras hacer??" XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero bueno Iván... estás en "cuentos de sal y pimienta", aquí puedes inventar términos sin pudor. Pablo los llama rececuentos y puedes robar los vocablos sin remordimiento y utilizarlos.

      En realidad el cocinero novato se preocupa por tu figura y lo que quiere es que puedas hacer dieta hasta la semana que viene.

      Porque pienso hacerte engordar. ¿Te gusta el pan? :)

      Eliminar
    2. El martes necesitarás harina de fuerza y levadura fresca (la tienes en "nevera" en cualquier supermercado....

      Eliminar
    3. Señor Portela, me dirijo a usted para comunicarle que puede hacer usted este arroz exactamente igual pero con otro pescado.

      Hoy he comido con mi señora madre y lo ha preparado con emperador y con negrito. No sé qué es eso de negrito pero era blanco y sobre todo estaba también muy rico.

      Parece ser que se puede preparar con casi cualquier pescado. Si alguien se atreve a hacerlo con verrugato creo que más de uno y de una se alegrará.

      Aprovecho también para decir algo que me ha dejado hoy un poco ojiplático, no sin antes aclarar que cuando mi madre me cogió por banda para explicarme la receta, fue un bombardeo de información y no me quedé con todo, creo que algo cuento en el cuento (valga la rezumbancia).

      Total, que cuando me he sentado delante del plato de arroz he observado cosas verdes. No me atrevía a preguntar a mi madre. Enseguida he pensado en un despiste mío de aquel día durante la explicación. Confirmado, dice que siempre le pone perejil picado; lo echa a la vez que las gambas.

      Señora Cuentista usted decide si rectificamos la receta o la dejamos tal cual. Pienso que tiene más gracia dejarla tal cual, ya que es como yo la llevo preparando unos meses. Quien quiera ponerle perejil que se lo ponga, mi madre dice que le da mucho sabor (cara de póquer otra vez).

      Sin nada más que añadir (ni perejil ni leches), se despide atentamente el cocinero novato que sabe hacer tarta de manzana.

      Eliminar
    4. Estimado cocinero novato, se trata de preparar su receta.... Si la hace sin perejil, se queda sin perejil.

      Aunque yo personalmente la voy a repetir con cebolla pochada y el perejil. Me encanta el sabor que da a la comida y me imagino el punto que debe dar.... Me encanta ese cambio, ya os contaré.

      Eliminar
  12. Muchas gracias, voy a darme un paseo por allí ahora mismo. Voy a estar el fin de semana fuera de cobertura y no podré hacer nada hasta el lunes!!!

    ResponderEliminar