martes, 15 de julio de 2014

Érase una vez... El brownie.


En un tiempo muy, muy lejano… existía una Cuentista.

Sus padres acababan de comprar un microondas, un aparato eléctrico que, por lo visto y haciendo uso de algún tipo de embrujo o sortilegio, calentaba los alimentos en un tiempo increíblemente corto.

Dicho aparato traía en la caja un libro de recetas para cocinar. Nuestra pequeña Cuentista no sentía ningún interés por la cocina en aquellos tiempos, pero una receta llamó su atención: Un brownie.

Ni corta ni perezosa pidió a la madre Cuentacuentos que comprara los ingredientes y se puso a ello. Sencillo, limpio y delicioso. Lo repitió varias veces y todas quedaron perfectas… 

Un buen brownie debe quedar crujiente en la corteza y “jugoso en el centro”, jamás debe parecer un bizcocho seco de chocolate con nueces. Con la magia de las ondas del aparato y esa receta siempre quedaba perfecto.

Pero el interés de nuestra Cuentista decayó. El tiempo siguió su curso. Pasaron los años, el aparato se rompió y fue sustituido por otro, el libro se perdió… y con él la receta.

Muchos años después, el interés por la cocina de nuestra protagonista se fue convirtiendo en una parte muy importante de su vida. Intentó muchas recetas de brownies y ninguna era infalible. Unas veces quedaba seco, otras no tenía el sabor que recordaba y muchas veces solo conseguía hermosas piedras de chocolate… muy útiles para reparar los tabiques de la cabaña o como sujetadores de puertas, para que no sonaran portazos con las corrientes de aire.

Un día Annabel llegó a su vida. Annabel es una cocinera que vive en Australia y hace muchos tipos de brownies, pero hay uno… hay uno perfecto, absolutamente maravilloso, siempre sale buenísimo. Ella lo llama “The ultimate brownie”.

Normalmente cuando una receta llega a manos de la Cuentista, ella la prepara y realiza cambios para ver si sale bien, por lo que cogió la receta de Annabel que estaba en inglés, tradujo los ingredientes y se puso con ella.

En su absoluta soberbia sobre los conocimientos de inglés que tenía, nuestra Cuentista no quiso utilizar diccionarios, ni traductores, ni ayuda de ningún tipo. Ese fue el error que hizo que la primera semana hiciera cuatro brownies, la segunda dos y la tercera tres…

Kilos de chocolate, azúcar, nueces, cacao, harina… de sabor todos, absolutamente todos, estaban deliciosos, pero ninguno estaba perfecto.

Y el último día se dio cuenta de su error. En la receta original ponía "1/2 tsp baking powder". Cuando nuestra soberbia Cuentista tradujo "baking powder" llegó a la conclusión de que como panadero en inglés se dice "baker"... pues "baking powder" debía ser levadura de panadería. Ahí queda eso.

El último día, mientras comía (pensando en el poderoso e inalcanzable brownie), cayó en una conclusión: La levadura de panadería necesita reposo y en la receta no se pedía reposo… la única levadura que no necesita tiempo para que reaccione es la “química”. Saltó sobre el traductor de google y la respuesta fue literalmente:

ROYAL.

Por si nuestra Cuentista no se sentía absolutamente tonta, cogió la caja de levadura Royal y lo que vio fue esto:  

                              

Sin palabras. 

Cachis en la mar serena… por eso no quedaba perfecto. Estaba utilizando la levadura equivocada, esa misma tarde hizo el brownie (otra vez) con “baking powder” y quedó maravillosamente perfecto y aquí lo traigo para vosotros.


He de deciros que lleva dátiles y son estos los que hacen que el dulzor y la textura queden impecables, os puedo garantizar que no se aprecian en el resultado final, ha pasado varias pruebas de fuego con personas que aborrecen los dátiles y todos han caído en las redes de esta maravillosa receta.

De la despensa:
120 gr. de dátiles.
1 cucharadita de bicarbonato.
150 gr. de zumo de naranja. (150 ml.), la receta original usa agua.
4 huevos.
1 cucharada de extracto de vainilla.
200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
375 gr. de azúcar glass.
150 gr. de cacao en polvo.
125 gr. harina.
5 gr. de levadura química ROYAL "baking powder" (una cucharadita).
250 gr. de chocolate negro troceado/picado.
50 gr.de nueces.

Manos a la obra:
Precalentar el horno a 160º
1. Calentar el zumo de naranja hasta que rompa a hervir.
2. Deshuesar los dátiles, picarlos y echarlos en un recipiente junto con el bicarbonato, echar el zumo.
3. Añadir la mantequilla y remover hasta que se derrita. Dejar reposar 20 minutos. Transcurrido el tiempo, romper los dátiles con el tenedor para que queden como una masa.
4. Batir los huevos y echarlos a la mezcla junto con el extracto de vainilla. Mezclar bien.
5. Añadir el azúcar, el cacao en polvo, la harina tamizada con la levadura e ir mezclando todo suavemente.
6. Echar los trozos de chocolate negro y las nueces troceadas. 
7. Untar un molde con mantequilla, a ser posible cuadrado o rectangular. Yo he usado uno de cristal poniendo papel de horno en la base para poder desmoldarlo fácilmente. Hornear a 160º durante 50 minutos, durante este tiempo no abrir el horno.
8. Pinchar con un cuchillo, no debe salir con líquido de chocolate, pero debe salir sucio. En mi horno lo tengo que dejar por lo menos otros 10 minutos más. Dependerá muchísimo del horno que tengáis.

Os aconsejo no cortar el brownie hasta pasadas unas horas para que se asiente el chocolate. El sabor del brownie mejora si esperamos a comerlo hasta el día siguiente.

Moraleja: Cada minuto que dediquéis a esta receta merecerá la pena. Los que me conocéis sabéis que no me gusta el dulce y no me gusta el chocolate y no me canso de comerlo.
El otro día lo probó Ana, una compañera que no come frutos secos y odia los dátiles (y eso que es de Alicante) y me escribió un mensaje en el que decía literalmente: La receta del brownie... la necesito para vivir.

Y colorín, colorado... esta receta se ha acabado.

43 comentarios:

  1. Me encanta el chocolate, las nueces y los dátiles, parece que has pensado en mi a la hora de contar este cuento.
    Me lo voy a tomar como una receta de bienvenida y la voy a preparar para el fin de semana aunque tal vez no aguante tanto tiempo.

    No creo que tenga mucho problema en encontrar los ingredientes, pero no se lo que es el cacao en polvo. ¿Vale colacao? El azúcar glass he tenido que mirar lo que es y supongo que lo encontraré.

    No creo que aguante hasta el fin de semana, con escribir los ingredientes me entra hambre.
    Gracias cuentista por esta receta tan maravillosa, el cuento es precioso y nos da ánimo ver que tu también cometes fallos, por lo menos a mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que tenías razón al decir que te pasaba lo mismo que a Pablo y al cocinero novato con los ingredientes en las estanterías...

      El cacao en polvo no es cola cao, aunque es posible que también quede bien. Yo utilizo un cacao en polvo que venden para hacer chocolate a la taza y queda delicioso.

      El azúcar glass es fácil encontrarlo en supermercados grandes, yo termine con las existencias que tenía en la despensa y cogí azúcar normal y lo "trituré" con el utensilio picador de la batidora, no me quedó perfecto del todo, lo reconozco, pero quedó muy bien y no noté la diferencia entre uno y otro.

      No esperes al fin de semana, hazlo y como no llegará... preparas otro para el sábado.

      Ya nos contarás si te sale bien y no olvides la foto.

      Eliminar
  2. ¡¡¡¿¿¿DÁTILES???!!!, cuatro palabras ¡¡¡NO ME TÉS NÁ!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver chivilla.... te teo mucho.... muchísimo.

      Te prometo que no se notan los dátiles y cuando pruebes esta maravilla verás lo muchísimo que te teo.

      Garantizado.

      Está delicioso, ya sabes que el Minichef no es muy de dulces y cada vez que va a la cocina me roba un trozo... menos mal que he preparado tantos que podría venir medio Santander a robar y me seguiría quedando.

      :P

      Eliminar
    2. No no, hasta que no pruebe esos súpermega dátiles frescos que nos prometió el novato, seguiré pensando lo mismo sobre éstos: PUAAAAAJJJJ

      Eliminar
    3. Vamos a ver chivilla....

      No he probado un percebe en mi vida, pero supongo que después de cocerlos con sal, para que sepan a mar.... Te parecerá un crimen triturarlos, echarlos en un arroz, añadir mayonesa y ajo y conseguir que desaparezca el sabor a percebe....

      Pues bien... Echar bicarbonato y un líquido cociendo sobre los dátiles de nuestro cocinero novato viene a ser lo mismo. Un crimen.

      Los dátiles desaparecen y no se aprecian en el sabor.... Te lo prometo.

      Eliminar
    4. Se nota que no has probado un percebe en tu vida... ¿TRITURAR UN PERCEBE?? Serás percebe!! :))

      Eliminar
    5. ¿Ves? Te ha parecido un crimen....

      Pues lo mismo me parece a mi echar bicarbonato a unos súper dátiles frescos geletianos.

      ;)

      Eliminar
    6. Veo, observo, que hay ganas de cata datilera.

      Señora Cuentista, todo llega, las palmeras están trabajando.

      Señora Blázquez, sucumbirá al dátil ilicitano, no puede ser de otra forma.

      Esperemos que las lluvias otoñales no estropeen la cosecha y podamos disfrutarlos, juntos o con seur de por medio.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
    7. Señor novato, mejor en persona. Prometo que los probaré, pero no prometo que me vayan a gustar, lo que sí prometo es que me voy a jartar a reír. Si tiene que ser por Seur, que así sea, pero no será lo mismo ¿mentiendes?

      Eliminar
    8. Entiendo señora Blázquez entiendo. Alto y claro, roger. capisci. ok, ich verstehe, sayonara (ah, esa no vale) ;)))

      Eliminar
    9. ¿Lluvias otoñales?

      Aquí todavía no hemos terminado con ellas... no me extraña que no tengamos palmeras datileras.

      :(

      Eliminar
  3. Muy buenas querida cuentista. Interesante receta de brownie. Yo llevo muchos años haciéndolo y es una de mis especialidades, pero no puedo resistirme a probar a hacer receta. En cuanto me dejé un hueco nuestro Rey Eric, lo haré.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás tardando Chus.

      Yo me he estrellado durante años con muchos brownies. No encontraba el que perdí con el libro de recetas y he probado muchos y este me parece una maravilla.

      De hecho tenía una receta de brownie con un cuento sobre Eneko (creo que conoces a Eneko) y su mujer María. Una receta que tengo guardada desde hace varios años y al final... cuando ya iba a publicar esa...esta cayó en mis manos y ha desbancado a todos.

      Me encantaría probar la tuya, ya que es tu especialidad y la mía son las piedras sujetapuertas.... ¿Me la cuentas?

      Recuerda hacer la foto cuando el Rey Eric te deje prepararla.

      ¿Crees que si lo nombramos Rey de Cuentos te dejará?

      Besitos a los tres.

      Eliminar

  4. Me ha dicho Eric que si.
    Está es la receta que yo hago:
    Ingredientes para 8 personas.(bueno, da para más)

    -100 g de chocolate fondant en trozos,
    -175 g de mantequilla,
    -4 huevos,
    -150 g de azúcar moreno,
    -50 g de harina,
    -50 g de nueces troceadas.

    Modo de hacerlo:

    Calentar el horno a 180º. Engrasar un molde cuadrado de 20 cm y forrarlo con papel de horno. Derretir el chocolate y la mantequilla en un recipiente( yo lo hago en el microondas, 1 minuto y poco, hasta que se derrita un poco), dejarlo enfriar. En otro recipiente, batir los huevos junto con el azúcar moreno hasta que quede espumoso. Añadir el chocolate, la harina y las nueces, mezclar y al horno unos 30 minutos aproximadamente, depende del horno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te progpongo un trato Chus:

      Tú haces uno con mi receta y yo hago otro con la tuya. Nos criticamos mutuamente y ponemos las fotos de los dos cuando toque. Si te resulta más cómodo envíame la foto por Facebook (como las de tus maravillosas tartas) o al móvil (sigo con el mismo número que hace 13 años)

      ;P

      Eliminar
  5. Iba yo a decir a Nando que sí, que el cacao en polvo es colacao :-( Afortunadamente, se me han adelantado.
    Respecto a la receta, si no la hemos hecho hoy es porque han coincidido varias cosas a la vez y Laura está con una amiga, pero de mañana no pasa. Solo tengo que convencer a Laura de hacer esto y no las galletas de mantequilla que se le han antojado.
    Y donde digo receta quise decir rececuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hubiera pasado nada chivillo... hay muchas recetas que usan colacao.

      El cacao en polvo es exactamente eso: cacao en polvo. El Colacao lleva cacao en su composición, pero también lleva azúcar, cereales y no sé cuantas cosas más.

      Di a Laura que mañana el brownie y las galletas las hace conmigo la semana que viene... y hacemos Jacks Skellingtons.

      :))

      Eliminar
  6. Estimada Cuentista, me dirijo a usted para comunicarle que intentaré preparar el brownie y digo intentar porque me encuentro en situación de falta de tiempo.

    Según dictan las instrucciones del rececuento, debe estar entre 60 minutos y una hora en el horno a temperatura controlada de 160º. Eso para mí supone estar entre 60 minutos y una hora frente al horno mirando la aguja y dándole manualmente al termostato. Ser novato en el arte de la cocina con un horno falluco tiene su estrés. Prometo intentarlo, pero no prometo nada ;P

    Tiene una pinta estupenda, la foto es para comérsela y lo de los dátiles me parece una muy buena idea.

    Se despide atentamente el cocinero novato que sabe hacer tarta de manzana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ualaaaaaa. ¡¡Es verdad!!

      Es posible que esta receta suponga un reto de extrema dificultad en su caso señor cocinero novato.

      Cuando pueda intente explicarme qué significa "prometo intentarlo, pero no prometo nada". Una servidora no entiende esa expresión.

      Este brownie SIEMPRE sale perfecto, yo he llegado a tenerlo en el horno 100 minutos cambiando la temperatura y quedó estupendo (salvo por la levadura baking powder) :P

      Merece la pena intentarlo.

      Eliminar
    2. "Pormeto intentarlo, pero no prometo nada" significa que prometo intentarlo pero que no prometo nada, ¿mentiende?

      Eliminar
    3. Perfectamente.

      Ahora ya sí que me ha quedado claro... cristalino.

      Muchas gracias por su aclaración, lo tendré en cuenta para las próximas aclaraciones que necesite usted.

      :P

      Eliminar
  7. ¡Me chifla el brownie! , no soy muy de dulces , pero me encanta y me como hasta el de Burguer King . Pero..¿Para qué hacerlo? , ha dicho un pajarito que podemos ir a robar que hizo muuchoo !!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco soy muy de dulces y no me gusta el chocolate... y aquí me tienes... comiendo brownies a "trisca pelleja".

      Cuando quieras puedes decirle a ese pajarito que tiene a su disposición el brownie...

      Sé que con ello conseguiré que te metas en la cocina a prepararlo, después de probarlo... tendrás que hacerlo...querrás comerlo más veces.

      :)

      Eliminar
  8. Parece deliciosos!!! ummmm estoy deseando ponerme con las manos en la masa!!, Por cierto, que bueno lo de la levadura ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en este caso las apariencias no engañan...

      Parecen deliciosos y están mejor de lo que aparentan.

      Lo de la levadura no tiene nombre... toda la vida "viendo" escrito el "baking powder" y yo sin verlo.

      Eliminar
  9. Ayer hicimos el brownie y el veredicto es que está riquísisisimo. Quizás le haya faltado algo de cocción en el horno, aunque estuvo una hora, no sé si por el horno o por las cantidades de ingredientes. No termino de fiarme de la exactitud del vaso medidor.
    Dicho esto, está claro que los elfos de la Tierra Media hubieran querido conocer este blog. Con este rececuento y el de las galletas de mantequilla se habrían dejado de lembas y gaitas y arpas. No veas cómo alimentan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias chivillo...

      Una preciosa migraña me ha mantenido alejada de este Reino. Al mitigarse y leer que lo has preparado y que os ha parecido riquísisisimo se me han quitado gran parte de los males "cabeciles".

      Seguramente no le haya faltado algo de cocción, lo que hoy te parece un poquito blando mañana es una maravilla para el paladar... te aseguro que a mí me ha pasado lo mismo y mejora con los días (que dure)

      Por cierto... ¿Vaso medidor? ¿Todavía estamos así?

      Si por el camino te encuentras algún elfo... súbelo al coche... Ya verás como abandonan las lembas ;P

      Eliminar
  10. Hoy me siento muy orgulloso de poder escribir y contaros a todos quhe conseguido dos cosas que hace unos meses habría sido imposible.
    He preprarado el brownie y me ha salido buenísimo. Solo tengo un problema y es que está tan bueno que no paro de comerlo.
    Y mi otro orgullo es que he conseguido aprender a enviar las fotos y ayer se las pude enviar a nuestra cuentista.
    Tengo que reconocer que fue al segundo intento porque en el primero no adjunté (toma ya lo que estoy aprendiendo) las fotos y tuve que hacerlo en dos mensajes.
    Pero lo he conseguido.

    Gracias por todo a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Toma ya Nando!!

      Me siento verdaderamente privilegiada con el resultado de este blog. Me encanta saber que gracias a lo que se publica, personas que cocinaban poco o nada se animan a probar y a meterse entre los fogones.

      Me han llegado tus fotos perfectamente (a la segunda....) y estás hecho todo un cocinillas.

      Mañana, si todo va bien, podremos probar receta nueva. Tengo a mi hermano conmigo y estamos preparando cosas nuevas, a ver qué sacamos de todo esto.

      Muchas gracias a ti por cocinar y compartir con nosotros lo que vas haciendo.

      Ánimo... te verás dentro de poco en un cuento. No lo dudes.

      Eliminar
  11. Cuentista, el brownie perfecto y el chef Pablo y mi pequeña cocinillas los mejores cocineros de la casa. Gracias por hacerme la vida más dulce ¡¡OS QUIERO!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora los tengo conmigo chivi...

      Reconozco que me siento absolutamente feliz teniendo la casa casi llena (el casi es porque falta Galadriel).

      Mañana nos toca experimento culinario... a ver qué sacamos de ello, ya os contaremos.

      Eliminar
  12. En resumen, solo nos quieres por nuestro arte culinario. ¡No somos nadie!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Ehhh ehhhh ehhhh!!

      ¿Quién dice que no sois nadie? Para mí sois media vida... y ya sabes lo que dice el refrán:

      "Contigo pan y cebolla".

      :)

      Eliminar
    2. Jejeje, eso me suena a Coca de cebolla, a la tercera, cuarta, quinta.... O las que sean, va la vencida, ánimo que tú puedes Cuentista :P

      Eliminar
    3. Caerá otra vez estos días... no lo dudes.

      Ya sabes que soy terca como una mula y tengo que conseguir que me quede con el sabor que recordamos de nuestra niñez...

      Una masa y unas cebollas no van a poder conmigo.

      Eliminar
  13. Por cierto, no ha podido ir a Santander, porque estoy revisando el guión de mi próxima película, con la que estoy segura que ganaré otro Oscar ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La semana que viene nos anticipas la historia y...

      QUEREMOS IR AL PREESTRENO (a ser posible sentada al lado de Brad Pitt o Johnny Deep)

      :P

      Eliminar
    2. Al lado de ese Johnny estarías no solo sentada, sino profundamente sentada.

      Eliminar
  14. Por cierto, antes de que se me adelanten los ogros y las "hadas buenas", donde pone ha quería poner he

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chiste fácil donde los haya, ¿eh?

      Eliminar
    2. Menos mal que has puesto lo de "chiste fácil".... posiblemente no lo habría pillado.

      ;P

      Eliminar