martes, 14 de octubre de 2014

Érase una vez...Almejas en su jugo


Érase una vez un pequeño pastor que vivía y cuidaba de las ovejas en un pueblo de los Montes de Toledo.

Su familia era muy humilde y la vida en un pueblo tan escondido no daba para tener una dieta variada, muchos alimentos no llegaban a un rincón tan recóndito.

Con el tiempo la familia quiso mejorar su calidad de vida y escaparon al mejor pueblo de la provincia: Talavera de la Reina. Años más tarde el pastor conocería allí a la reina de Talavera, la que ocupó su corazón y su vida, una tal “madre Cuentacuentos”.

… Pero esa es otra historia…

De momento nos quedaremos con su llegada a Talavera y con todas las cosas que conoció en esa nueva vida, algunas tan básicas como los alimentos del mar, algo que nunca había probado. Entre ellos el marisco.

Acostumbrado a comer pocas carnes, algunos huevos y los cereales y legumbres del campo, se enamoró del marisco al primer bocado y ese amor (al igual que el que siente por la reina de Talavera de la Reina) también perdura… le encanta rechupetear, sorber y el sabor a mar.

Las almejas en su jugo es una receta sencilla que la madre Cuentacuentos prepara como aperitivo cuando su hija, la Cuentista, se lo pide. Y como el pastor lo sabe… hay veces que llama en secreto a su hija y dice:

-          Hija… ¿Por qué no le pides a tu madre que haga hoy unas almejas? Ya sabes que si se lo pides tú, las prepara inmediatamente.

Y así entre el pastor y la Cuentista se camelan a la cocinera y ambos disfrutan de este delicioso plato.

Para degustarlo como es debido es obligatorio llevar a cabo un ritual, este consiste en utilizar una de las conchas vacías a modo de cuchara para tomarse el caldo… 

Pero recordad: Es un secreto entre un Pastor y una Cuentista... si algún día os cruzáis con la madre Cuentacuentos... actuad con disimulo...

De la despensa:


3 cucharadas de aceite.
500 gr. de almejas.
2 dientes de ajo.
Media cucharada de perejil fresco picado.
Sal.

 Manos a la obra:

 1. Meter las almejas en agua fría con un puñado de sal. Dejarlas una hora en remojo, de esta manera soltarán toda la arena. Meter el envase en el frigorífico si en la cocina la temperatura es alta. Escurrir las almejas pasado el tiempo, yo suelo echar agua del grifo en el envase y dejar que rebose bastante antes de escurrirlas.
2. En una sartén echar las cucharadas de aceite y añadir los ajitos picados.
3. Echar las almejas y tapar inmediatamente, yo uso una tapadera de cristal.
4. Cuando se empiecen a abrir (lo hacen enseguida) se quita la tapa, se echa el perejil, se vuelve a tapar y se retira del fuego.
5. Dejar reposar un par de minutos, servir y a disfrutar. (No olvidéis el ritual)

Moraleja:
Cuando Sonia llegó a nuestras vidas el pequeño pastor (que ya no era pequeño) vio el cielo abierto... ambos coinciden en su gran amor a los alimentos que tienen sabor a mar. Las pipas (percebes) están dentro de sus favoritos, yo reconozco que no he probado uno en mi vida....

21 comentarios:

  1. Me gusta muchísimo esta receta!!!! ya que tras las patatas fritas me había quedado traumatizada pero creo que con esta puedo jajajaja. Un besazo cuentista!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia... esta receta no puede ser más sencilla y sabrosa.

      Las almejas saben a lo que tienen que saber y el caldo... ayyyy el caldo ¡¡Qué rico está!!

      Es tan fácil que he estado a punto de no ponerla en un blog de cocina, Manu seguro que sabe prepararla...

      :P

      Eliminar
  2. De pastor debo tener yo más bien poco. Creo que el gusto por el cordero lechal es lo que más me acerca a ese mundo.
    El rececuento parece sencillito, y los ingredientes por fin accesibles. Es viernes acabo la fase dos de la dieta así que mientras celebro los "Encuentros en la tercera fase", intentaré ponerme al día con tanto rececuento pendiente que tengo ya.
    Ya veré si me chivo de este secreto a mamá, así, por deporte, aunque probablemente lo sepa muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sencillito? Cachis en la mar... más sencillo sólo podría ser un trozo de pan.

      Menos mal que esa dieta va viendo la fase en la que puedes empezar a comer un poco más humano.

      Y aunque es posible que tus sospechas sean correctas y sepa más de lo que reconoce...Hoy no te chives chivillo, hoy no te chives... tengo un día muuuuuuuuuu chungo!!!!

      ¿Vae?

      ;P

      Eliminar
  3. Pues esta noche para cenar nos hemos puesto las botas a almejas y mejillones :¡Me chiflan !al igual que el pequeño pastor y su "cómplice" hija.
    ¿Tú no le pones vino blanco en la sartén con los ajos y el perejil? Yo sí lo pongo , porque me gusta ese gustillo especial que le aporta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Toma ya Seoane!!

      Eso es una cena y lo demás son tonterías....

      En las almejas en su jugo normalmente no pongo vino blanco, las dejo solo con el jugo que sueltan (que es mucho). Algunas veces las hago a tu modo y reconozcon que me encantan... quedan muy sabrosas.

      Ya sabía yo que cocinabas más de lo que reconocías...

      :-)

      Eliminar
    2. ¿Entendiste que cocino poco? ¡Noo, sí el problema es que cocino demasiado y a veces me harto! Qué la inspiración se acaba ,jaja, lo que sí tengo unas normas estrictas:¡El fin de semana descanso , no cocino!,jaja. Normas de la administración .

      Eliminar
    3. ¡¡Qué opción más inteligente Seoane...!!

      Voy a tener que imponer un sistema de normas caseras también, aunque debo reconocer que la culpa es mía y las normas debería autoimponérmelas.

      :-)

      Disfruto muchísimo cocinando y repartiendo brebajes entre todos los que quieren o se animan a probarlos.

      Me alegra saber que cocinas demasiado... me encantaaaaaa!!

      Eliminar
  4. Vaya mis padres tienen casa en Talavera, y yo misma me he pasado gran parte de los veranos de mi adolescencia y juventud en Talavera de la Reina. En fin, casualidades.
    Las almejas en su jugo, maravillosas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mari Nuri... al final va a resultar que somos familia...

      La mitad de la mía sigue viviendo allí y aunque yo voy muy poco... mis padres van a menudo.

      No sé que edad tendrán tus padres, lo mismo fueron amigos de los míos ¿Te imaginas?

      Sería tremendo.

      :-))

      Eliminar
    2. Mari Nuri... no me digas que tienes algo que ver con Cantabria porque me caigo muerta ahora mismo....

      ¿No serás yo?

      :-O

      Eliminar
    3. Bueno, pues en cierto modo si. Llevo 13 años yendo un mes de vacaciones a Ucieda, al lado de Cabezón en la zona de Cabuérniga. Y siempre decimos mis hijos, mi marido y yo que somos cántabros de adopción.
      Como te has quedado!! Muerta no, eh!! No me des ese susto!! jajaja!!

      Eliminar
    4. Muerta no... pero es impresionante.

      Ucieda, bueno la reserva del Saja es, sin duda, mi lugar favorito de Cantabria. No me extraña que llevéis 13 años viniendo.

      Yo también soy cántabra de adopción y ¡¡muy contenta!!

      Llevo una semana de sorpresa en sorpresa con algunos de los que paseáis por mi mundo de cuentos.

      Me encantaaaaaaaaa.

      Un besazo.

      Eliminar
  5. Como me gusta venir a "verte" !!!

    Y es que detrás de cada receta, siempre hay un cuento, y son cuentos bonitos, cuentos de tu vida, es como estar "espiando" tu diario, y por eso me es tan agradable leerte, además es totalmente distinto a lo que la blogosfera nos tiene acostumbrados !!!

    Estas almejas tienen que estar deliciosas, te voy a tener que pasar una receta que tengo de salsa de almejas (o mejor búscala en mi blog) para que tú o la Reina de Talavera se las preparéis al pastor, os hará la ola, porque es un plato delicioso. Me lo enseñó a hacer mi suegra, es un plato muy sencillo, y a mi suegro le encanta, pero ... yo no se si por hacerle de rabiar o porque extraña razón mi suegra se lo hace de pascuas a ramos jajaja y el pobre se desespera !!!

    Besotes linda !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Cris... pero más me gusta a mí que te guste leerme. Te lo aseguro.

      Es un verdadero placer que la gente disfrute de lo que cuentas, pero... ¿Qué te voy a contar a ti?

      Voy a buscar tus almejas ahora mismo!!!

      :-)

      Es posible que mi madre haga a mi padre lo mismo que tu suegra a su marido... debe ser contagioso.

      Un beso, estoy deseando que te llegue el achiote!!

      Eliminar
  6. Me encantan las almejas y así soy capaz de prepararlas sin miedo. Me parece uuy fácil y supongo que deben saber a almejas, almejas.
    Te escribo con ellas ya en agua, he ido por la mañana a comprarlas y ya de paso he cogido el bote de curry y otro más del que hablabas, garam masala, eso sí, la chica del kiosko se ha debido reir mucho al verme pedir lo que llevaba apuntado en mi papelito.
    Gracias por todo cuentista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que seas tan aplicado Nando...

      A este paso vas a poder convertirte en mi ayudante cocineril. Dentro de poco me empezarás a pasar recetas propias.

      Y ahora que lo pienso, te voy a proponer un reto: ¿Por qué no buscas una receta (de tu familia sería maravilloso) y me la pasas?

      Así la podemos compartir con todos los demás...

      Dentro de poco utilizaremos el garam massala, has hecho muy requetebién en comprarla.

      Gracias por intentar hacer todo y por escribir siempre tus peripecias.

      :-)

      Eliminar
  7. Me las comí todas yo solo y me quedaron buenísimas. Saben a lo que tienen que saber y la concha cuchara es estupenda.
    Este sábado compraré más y las pondré para comer y que las disfrutemos todos.
    He tenido un problema y a ver si puedes ayudarme, he abierto el bote de curry y al quitar el plástico con los agujeritos se me ha caído el bote y se han salido las especias. Huele toda la cocina a curry, huele desde que entras en casa realmente.
    ¿Que puedo hacer? Huele mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :-))

      El truco de la concha cuchara es perfecto y el gustazo que da comerlas así, mucho más!!

      Si además al hacerlo eres cómplice de los demás habitantes del reino.... Y sabes que los demás lo hacemos también.... El regocijo es chulísimo. El resto del mundo se lo pierde!!

      Sobre el curry.... Espero que no lo hayas limpiado con una bayeta, porque el olor es muy persecutorio, ni con la fregona.... Si ha sido así, ya puedes ir cambiando el mocho!

      Sobre todo jamás lo quites con aspiradora o te olerá toda la casa cada vez que la pases!!

      Ya sé que el consejo te va a llegar tarde, acabo de llegar a casa y no he podido contestar antes.... Pero por si vuelve a ocurrirte.... Humedece un trozo de papel, limpia la especia y lo tiras a la basura!!

      Un beso Nando... Perdona por no haberte contestado antes!

      Eliminar
  8. Vaya con tu padre, sí que sabe ;-) . Que estupenda receta, esta la hago seguro. Las almejas me encanta y es muy fácil hacerla :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabe mucho... en esta casa el gamberrismo está a la orden del día.

      ;-P

      Es sencilla y deliciosa, anímate!!

      Eliminar