viernes, 1 de mayo de 2015

Érase una vez... El aceite


Érase una vez un Reino sin aceitunas…

La falta de sol y la tierra arcillosa no permitían que los olivos fueran felices en esa tierra, las aceitunas no querían vivir allí.

Pero nuestra Cuentista no siempre vivió en tierras arcillosas… hace muchos, muchísimos años, vivió en tierras áridas y soleadas, llenas de olivos. Mientras paseaba imaginaba sus vidas, unas vidas paralelas a las humanas…

Algunos viejos olivos estaban tan retorcidos que claramente eran los abuelos de los pequeños gemelos que estaban detrás, el orgulloso padre los protegía con su sombra… oía los susurros del viento entre sus ramas y sabía que era la madre aconsejando a sus pequeños que dejaran de jugar con sus ramas o se partirían.

Si las ramitas no se partían podrían crecer preciosas aceitunas y de ahí el tesoro más valioso que un olivo puede darnos: El aceite.

Y de aceites os quiero hablar hoy.

Los italianos tienen un dicho: para que un aceite sea bueno los olivos necesitan las tres “S” seco, sasso e sole (clima seco, buen suelo y sol) y nosotros tenemos la inmensa suerte de vivir en un país con zonas “tres S”. Nuestros aceites son deliciosos, aromáticos y podemos encontrarlos en cualquier tienda a un precio muy razonable…Por no hablar de todos ellos voy a limitarme a las cuatro aceitunas más comunes.

Los cuatro aceites monovarietales (hechos a partir de un solo tipo de aceituna) más habituales son los que se extraen de aceituna hojiblanca, cornicabra, arbequina y picual. Cada uno tiene un sabor, un aroma y una buena elección puede mejorar nuestros platos.

El aceite de hojiblanca es muy afrutado porque es de recolección muy temprana, el amargor es muy ligero y se considera un aceite dulce que pica un poquito al final. Con esas características va muy bien para platos de sabor suave como la pasta, pescados blancos, cremas de verduras o a la plancha, también va muy bien para salsas y emulsiones.

La variedad cornicabra es muy aromática, con un sabor más potente a aceituna y según los catadores tiene regusto a manzana, el amargor es muy ligero, pero resulta más picante, tiene un contenido muy alto en antioxidantes por lo que es muy beneficioso para la salud y se conserva estupendamente. Es perfecto para utilizarlo en crudo porque realza el sabor natural de los alimentos, queda delicioso con ensaladas, aliños, verduras al vapor o cocidas, en escabeches, encurtidos, asados y estofados.

Los aceites extraídos de la variedad arbequina son fluidos y dulces, tienen un poder antioxidante muy bajo por lo que conviene protegerlo de la luz y el calor para conservarlo bien.
Según los catadores su sabor es muy afrutado, con toques de almendra… eso hace que quede delicioso en ensaladas con fruta, mayonesas, para pescados blancos cocidos o a la plancha y en repostería.

Y la última variedad de la que os voy a hablar es la picual, estas aceitunas dan un aceite con mucho cuerpo, con sabor a hoja de olivo, es una variedad muy apreciada en cocina porque aguanta muy bien las altas temperaturas, es perfecto para conservación de alimentos cocinados o crudos. Da mucho equilibrio en los platos porque conserva el sabor del ingrediente principal, es estupendo en guisos tradicionales, estofados, pistos, arroces. Merece la pena probarlo con los carpaccios y con los huevos fritos porque potencia mucho la suavidad de su sabor…


Me encantan los aceites, ir probando y comprando los que encuentro cuando viajo…muchas veces encuentro curiosidades. De Huesca me traje un aceite con chocolate que me hace quedar como una reina con una simple ensalada, nadie descubre lo que es... guardadme el secreto...

Moraleja: Después de hacer la foto, mi pequeño se dedicó a oler todas y cada una de las cucharas, metió el dedo en el aceite para probarlo y se comió todos los panecillos untados.

Colorín, colorado... ésta receta se ha acabado.



29 comentarios:

  1. Y donde está ese reino sin aceitunas? Estoy seguro que a Milady le interesaría muy mucho pasar un tiempo allí, jaja
    Otra vez me sorprendes con el aceite, ni idea que se catalogaba por el tipo de aceituna ni sabía que un aceite puede tener aroma afrutado y menos aun de chocolate, me quedo loco ;-)
    Feliz día del trabajador a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja... es verdad!! A Ana no le gustan as aceitunas...

      Ese reino te rodea Daniel, el aceite de oliva virgen con D.O de Cantabria todavía está por descubrir. :-)

      Me alegra que mis entradas con explicaciones sirvan para algo, porque soy muuuuuuuuy fan de todas estas cosas y no veas el trabajo que llevan!!!

      Un beso guapo.

      Eliminar
    2. Es verdad! El Reino donde vivimos Milady y servidor no tiene apenas olivos, que despiste el mío... ;-)

      Eliminar
    3. Hay una historia muy bonita sobre el olivo y el tejo que están junto a la iglesia de Sta M° de Lebeña, la conoces?

      Eliminar
    4. No la conozco Daniel.

      Y el tejo es mi árbol... ¿nos la cuentas?

      Eliminar
    5. Me pongo mi traje de trovador y empezamos...

      EL TEJO Y EL OLIVO

      Hace más de mil años en un lugar apartado del Reino, montañoso y abrupto, vivía un conde. Alfonso, que así se llamaba, acudía a la llamada de su Rey cada vez que este le requería para reconquistar el territorio que sus enemigos le habían arrebatado muy lejos, en el árido y soleado sur.
      Después de una dura batalla y liberarlo de un largo asedio, el Señor de un castillo le ofreció la mano de Justa, su única hija, en agradecimiento y reconocimiento al valor del conde. Ambos jóvenes se enamoraron inmediatamente y Alfonso hizo todo lo posible por que Justa se sintiera feliz en su nuevo hogar, pero la joven se sentía triste, añoraba ver de nuevo los campos que se divisaban hasta donde alcanzaba la vista y la brillante luz del sol que nunca alcanzaban aquellos valles entre las montañas. El conde sentía por ella gran lástima y en un intento de mitigar su melancolía mandó levantar un templo que le recordara a Justa su tierra natal. Como símbolo de que su amor sería eterno plantó al lado un tejo, árbol sagrado desde muy antiguo en esas tierras, y un olivo traído desde el sur que le representara a ella.
      El conde Alfonso y la joven condesa hace mucho que murieron pero el tejo y el olivo aún perduran junto a la iglesia para recordarnos que su amor perdurará eternamente..
      Y colorín colorado este cuento os he contado

      Eliminar
    6. Me pongo mi traje de trovador y empezamos...

      EL TEJO Y EL OLIVO

      Hace más de mil años en un lugar apartado del Reino, montañoso y abrupto, vivía un conde. Alfonso, que así se llamaba, acudía a la llamada de su Rey cada vez que este le requería para reconquistar el territorio que sus enemigos le habían arrebatado muy lejos, en el árido y soleado sur.
      Después de una dura batalla y liberarlo de un largo asedio, el Señor de un castillo le ofreció la mano de Justa, su única hija, en agradecimiento y reconocimiento al valor del conde. Ambos jóvenes se enamoraron inmediatamente y Alfonso hizo todo lo posible por que Justa se sintiera feliz en su nuevo hogar, pero la joven se sentía triste, añoraba ver de nuevo los campos que se divisaban hasta donde alcanzaba la vista y la brillante luz del sol que nunca alcanzaban aquellos valles entre las montañas. El conde sentía por ella gran lástima y en un intento de mitigar su melancolía mandó levantar un templo que le recordara a Justa su tierra natal. Como símbolo de que su amor sería eterno plantó al lado un tejo, árbol sagrado desde muy antiguo en esas tierras, y un olivo traído desde el sur que le representara a ella.
      El conde Alfonso y la joven condesa hace mucho que murieron pero el tejo y el olivo aún perduran junto a la iglesia para recordarnos que su amor perdurará eternamente..
      Y colorín colorado este cuento os he contado

      Eliminar
    7. Daniel... Me encanta.

      Y le va a blog tan bien que parece increíble que no conociera ésta historia tan bonita que une el norte con el sur. Las tierras de secano con las verdes.

      Gracias por escribirla.

      Un besazoooooooo

      Eliminar
    8. Y pienso ir a ver el olivo y el tejo!!!!

      Esto no puede quedar así.

      Eliminar
    9. La última vez que visite Lebeña fue precisamente en la vuelta a casa tras el periplo de los Runners de la Panes-Potes.
      La iglesia es mozárabe (rarísimo en Cantabria) tengo que decir con pena que el tejo sucumbió a un fuerte temporal hace unos pocos años, aunque se planto un retoño del árbol, y el antiquísimo olivo (se cree el más antiguo de Cantabria) sobrevive a pesar de que hace ya muchísimo se taló pero rebrotó de nuevo

      Eliminar
    10. Es cierto... Recuerdo que lo comentaste, debería haber ido.

      Como soy una optimista incansable.... Estoy segura de que el retoño es el hijo del tejo, el fruto de los dos amantes :-)

      Y ya sabes que las féminas somos indestructibles!! He aquí una clara muestra

      Eliminar
    11. Con razón eres caballero de este reino Daniel....

      Me encantan las dos palabras. Bien ganado tiene su título Caballero de La Hortaliza.

      Eliminar
  2. Buenas tardes Delia!!! El mundo del aceite es tan diverso que podríamos alargar la conversación horas y horas.... yo me decanto por el clásico de toda la vida y así voy a tiro hecho, aunque reconozco que me trajeron una botella de aceite puro del pueblo y la guardo como oro en paño.
    Aceite de chocolate.... por Huesca.... increíble.... yo que pensaba que sólo fabricaban vinagre.... dado el carácter de cierto personaje de guión de tercera..... jajaja.
    Una lectura muy instructiva, si señora.... los reinos sin aceitunas pueden florecer de nuevo, sólo es cuestión de mimar, regar y dar cariño a los árboles para que éstos vuelvan a brotar y nos regalen su oro líquido, tres sencillos pasos tan difíciles de entender en ciertas ocasiones que irremediablemente..... acaban por marchitarse todas las hojas con el paso del tiempo.....
    Un beso de..... la mariposa o de la bruja?.... o estoy en modo zen..... jajaja. Muacccccc!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que la mariposa ya ha volado....

      Aquí vuelve la bruja de nuestro Reino. Me hago cargo de a quién haces referencia y me temo que un día de estos contaré un cuento para que todos lo comprendan :-P

      Un beso enorme Bruja Ana

      Eliminar
    2. Buenos días Delia!!
      La bruja como ya te he comentado en algunas ocasiones va y viene con el viento... ^_^.
      Ub
      Un besazo!!

      Eliminar
    3. ¿Con el viento?

      Yo diría que va y viene con los aires de Huesca :-P

      Un beso guapaaaaaaa

      Eliminar
    4. Jajaja..... ya quisieran los aires de Huesca tener semejante privilegio.... guiones de tercera no merecen atención alguna.... xD!!
      Un petonet....

      Eliminar
    5. Definitivamente la mariposa voló a tierras más cálidas

      :-)))

      Eliminar
    6. Y menos turbulentas.... 3:)

      Eliminar
  3. Ana ( otra más)2 de mayo de 2015, 6:47

    Pues la próxima vez que vaya a mi Reino te traeré aceite hecho con las aceitunas de las tierras de mi señor padre, a ver con qué variedad de aceituna está hecho :) ( me he criado entre olivos, hasta teníamos una casa en uno de ellos, y ni idea de que había varios tipos jaja)
    Un besazo compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana.... ¿Cómo puedes odiar entonces las aceitunas? Es un crimen.

      Necesito conocer esa huerta y necesito probar ese aceite. Es un privilegiooooo

      Un besazo Ana (otra más). Sepa usted que hay un cuento en marcha que se titula "las Anas de la Cuentista"

      Tengo la inmensa suerte de vivir un momento lleno de vosotras.

      Eliminar
    2. No es mi intención meterme donde no me llaman, pero intuyo que posiblemente aquí haya un error de Anas... Que a lo mejor Ana Otra Mas también odia las aceitunas, pero creo que a quien te refieres y la que las odia de verdad y sin solución es Milady Ana, señora del Caballero de la Orden de la Hortaliza, o sea, yo misma.

      Aunque sin ninguna duda tener el propio aceite en la casa familiar es todo un privilegio. Nuestros señores padres nos han hecho afortunadas, Ana Otra Más.

      Eliminar
    3. Anda!!!

      Milady Ana.... Está vuestra merced en lo cierto. Ana (otra más) es sin duda otra y mañana mismo sabré si odia las aceitunas. :-))

      Ya me extrañaba a mí lo de los olivos en Palencia :-))))

      Eliminar
    4. Al decir compañera pensé que quedaba claro, siento la confusión :( No, yo no odio las aceitunas, de hecho el embarazo me ha hecho adorarlas jaja

      Eliminar
    5. ¿Ana Gadea?

      ¡¡¡¡¡¡De eso nada guapa!!!!!!! En este nuestro reino ya tienes otro nombre. Se siente pero eres Ana Otramás.

      Las confusiones son una de las partes más divertidas de este blog y el tema de las Anas trae cola porque ahora mismo sois cuatro las que convivís conmigo a diario.

      Un beso gigante guapaaaaaa, cuida esa barriguita!

      Eliminar
  4. Muy interesante saberlo, echaré un vistazo a las etiquetas cuando vaya a comprar la próxima vez. Me ha sorprendido ver que reconocía 3 variedades: hojiblanca, picual y arbequina, aunque no sus peculiaridades. La cornicabra me ha sonado un poco satánica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos de los aceites que compramos son "aceitunas escogidas" es decir... Mezcla.

      Es una pasada la diferencia de olor entre unos y otros.... Ismael reconoció el que come con las tostadas :-0

      Reconozco que a mí también me parece muy interesante.... Y espera a la siguiente.... He tardado 44 años en enterarme de algo que me parece chulísimo....

      Un beso chivillo!!

      Tres de cuatro... Eres más cocinillas que yo. ;-)

      Eliminar
  5. A buenas horas llego ehh !!!

    Bueno pues tu entrada de hoy me ha fascinado, porque si, porque de nombre los conocía todos, pero no sabía las características de ninguno y como no soy "curiosa" pues nunca me ha dado por averiguar y hoy vienes tu a darme una clase masgistral.

    No compro nunca aceite, bueno si compro pero no en supermercados, y es que la familia de mi marido es de Córdoba y nos traen el aceite del molino del pueblo, en casa toda la aceite que se gasta es aceite virgen extra. Algún bote tengo de aceite de nuez, de trufa ... pero de los chiquitos jaja jajaja por si se necesito para hacer algo "raro"

    Gracia por tu entrada de hoy linda !!!

    Besotes y feliz finde

    ResponderEliminar