viernes, 8 de mayo de 2015

Érase una vez... el pulpo


Érase una vez… Una Cuentista que se quiso convertir en bruja por un día.

Decidió construir una casita pequeña en el Reino, dentro de ella quería guardar trucos que se iba encontrando cuando salía a pasear por la aldea y los bosques… 

Los habitantes del reino guardan tesoros que comparten con ella y no quería perderlos, si en algún momento alguien necesita uno de ellos… sólo tiene que entrar en la pestaña mágica "Abracadabra" y buscar.

Poco a poco nuestra Cuentista irá guardando la magia en la casita y si las estrellas se alinean y aprende cómo... abrirá una pestaña en la parte superior para que sea más sencillo encontrar todo. 

He querido abrir este espacio con un cuento de miedo: ¡¡EL TERROR DE LA COCINA!! Cocer pulpo tiene el don de provocar temblor de piernas y miedo en los huesos, lo mejor es probar el método que más nos guste y mantenerlo.

Os traigo varios sistemas muy sencillos para que la carne de un pulpo nos quede tierna.

Lo primero… comprar bien… existe un pulpo fibroso que jamás quedará tierno. Se trata de la hembra desovada, una vez cocido sabremos que nos hemos confundido en la compra porque en el centro de cada medallón queda un hueco. Ya podéis preparar papel y envolverlo para usar como chiche con sabor a mar.

Para diferenciar un pulpo macho de una hembra solo tenemos que mirar el tercer tentáculo hacia la derecha… en un macho ésta pata es más corta y más ancha, terminada en una especie de pala. (Para los curiosos que quieran mirarlo… se llama brazo hectocólito)

Y una vez comprado un pulpo adecuado nos toca romper los nervios de su carne para que no quede duro, pare ello tenemos tantos sistemas como pulpos…

- La famosa paliza: Consiste en golpear con un rodillo todo el pulpo, zona por zona. Tradicionalmente las pulpeiras gallegas dicen que la manera correcta es golpear al animal unas 40 veces contra una superficie dura. No me veo… la verdad.

- Asustar al pulpo: Querido hermano... no quiero chanzas al respecto y antes de que te metas conmigo diré que es otro tipo de susto. Consiste en poner una olla con agua al fuego y cuando hierva cogemos al pulpo por la cabeza y lo metemos tres segundos. Esto debemos hacerlo tres veces y cada una de las veces debemos dejar que el agua rompa a hervir de nuevo antes de introducirlo.

- El pulpo acorchado: Hay que meter en el agua de la cocción un corcho y dejarlo dentro durante toda la cocción. (Este sistema me lo ha dado un cocinero pero yo no lo he probado).

- Pasmar al pulpo: Cuando lo compréis debéis meterlo en una bolsa y congelarlo. Antes de cocerlo debemos dejar que se descongele.

Y ahora voy a intentar daros unas pequeñas pautas para cocerlo una vez congelado o golpeado.

1. Poner en una olla grande agua con un puñadito de sal, opcionalmente se puede añadir una hoja de laurel y una cebolla cortada por la mitad.

2. Cuando rompa a hervir se introduce el bicho y se deja cocer alrededor de 18 minutos por kilo.

El pulpo que está bien cocido debe quedar un poco “al dente”, si nos pasamos de cocción quedará correoso.

Cuando esté cocido no lo saquéis del agua caliente, dejar que se enfríe dentro de la cazuela para que no se rompa la piel.


¡¡Y ya está!! Voy a seguir intentando abrir una pestaña en el blog para guardar al pulpo.

Y colorín, colorado... este truco se ha acabado.

21 comentarios:

  1. Buenos días Delia: El pulpo es una de mis asignaturas pendientes.... no me veo golpeándolo ni asustándolo.... más que nada porque mi suegra lo hace estupendamente bien, la diferencia entre macho y hembra la acabo de descubrir tras leer tu entrada y me ha parecido algo de lo más curioso.... la próxima vez que vaya a la pescadería voy a pedir que me den un pulpo macho y que verifiquen y me demuestren que lo es, a ver que cara se le queda al pescadero.... jajaja.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana... pues espero que después de esto saques un aprobado alto o mejor matrícula de honor en tu asignatura pendiente.

      Sorprende a tu suegra comprando un pulpo macho... el otro día se lo pedí yo a la pescadera y estuvimos hablando de ello, la verdad es que es súper chulo el tema del tentáculo.

      He de reconocerte que todos los que había eran hembras y me la jugué eligiendo la más bonita para la foto....

      Es difícil fotografiar un pulpo y que no se vea horriblemente feo.

      Un beso guapa!!

      No olvides aprenderte bien el nombre de ese tentáculo para poder presumir!!!!

      Eliminar
    2. Hola otra vez:
      No sé si voy a ser capaz de memorizar el nombre y acordarme cuando vaya a la pescadería... menos mal que el smartphone me ayuda a acordarme de todo, y digo yo..... si no me acuerdo.... el pescadero nos podrá iluminar con la misma sabiduría?...... mejor no apuesto... por si las moscas.... jajaja.
      Creo que seguiré dejando que cocine mi suegra, yo prefiero ocuparme de otros menesteres... aunque nunca se sabe.... yo con un par de copas de más soy capaz de asustar a un pulpo y cocinarlo si se tercia.... jajaja.
      Un petonet!!!

      Eliminar
    3. Seguro que te ilumina Ana.... Con sabiduría o con una sonrisa cuando le expliques lo del tentáculo.

      Cuando lo leí me pareció increíble no haberlo sabido hasta ese momento.

      Eliminar
  2. Ay el pulpo da feira, que rico!!! Pero creo que mucha tela para intentar cocerlo yo mismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado caballero de la Real Orden de la Hortaliza... congelar un pulpo no tiene nada de tela....

      He sido muuuuuy apañada poniendo distintos métodos de ablandar el pulpo....

      Quiero unas patatas de la huerta de los padres de Milady Ana, con el pulpo cogido en Ibiza (tierra de Ana Q) cocido por ti y un chorrito de aceite de oliva virgen de los viñedos familiares de Ana (otra más).... y hablaré con Ana Santa para que nos deje el local y nos lo comemos allí.

      ¡¡ASÍ OS CONOCÉIS TODAS LAS ANAS!!

      Eliminar
    2. Eso estaría pero que muy bien. Yo con congelar el bicho me puedo apañar, el resto del procedimiento lo pongo en duda. Cuenta con las patatas palentinas :-)

      Eliminar
    3. Pues van faltando menos ingredientes.... El plan tira!!

      :-)

      Eliminar
  3. ¡Qué sorpresa y alegría que hayas vuelto! Me alegro porque así sigo aprendiendo cosas contigo como toda esta historia del pulpo de la hembra y el macho, que no me hago a la idea de mirarle el tentáculo para saber si es uno u otro.
    Me encanta comer pulpo pero siempre será asignatura pendiente,porque como te quede chicleso coges una mala fama que pa'qué.
    Me ha dejado muy intrigada el asunto del corcho,¿Será que el pulpo se coge una borrachera con solo oler el alcohol del corcho? O que este material actúa en la cocción al más puro estilo Bruja Lola porque no sé que pueda pasar ahí para que sirva ese truco,pero es interesantísimo todo ello.
    Lo dicho, narradora de cuentos, encantada de volver por tu "home".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Seoane!!

      Qué alegría leerte por aquí... volví hace unas semanas después de un "descanso obligatorio para mi ánimo"

      EL otro día yo miré los tentáculos y lejos de avergonzarme, me lo pasé genial hablando con la pescadera del tema. Tanto es así que me preguntó el nombre del blog y me consta que ha entrado porque ha dado el "me gusta" en Facebook. Ha sido una de las alegrías de la semana.

      Otra es esta... ¡que te haya gustado la entrada!

      Lo del corcho también me tiene intrigada, de hecho hemos coincidido en pensar en borracheras, a ese método lo llamé "emborrachar al pulpo" y luego lo cambié por "el pulpo acorchado"

      :-))

      Un beso guapa, gracias por volver por my home.

      Eliminar
  4. Ya tenía yo ganas, ahí va eso jajajaja

    Los octópodos (Octopoda, del griego, octó, ocho y podós, "pies") son un orden de moluscos cefalópodos conocidos comúnmente como pulpos. Carecen de concha y poseen ocho brazos. Son animales marinos y carnívoros.
    Los pulpos tienen tres corazones: dos de los corazones llevan sangre sin oxígeno a las branquias (que son los órganos respiratorios mediante los que se realiza el intercambio de gases) y el tercero transporta la sangre oxigenada al resto del cuerpo. El color azul de la sangre se debe a que los pulpos, sepias y calamares utilizan hemocianina en lugar de hemoglobina como molécula transportadora de oxígeno; la hemocianina contiene cobre en lugar de hierro, por lo cual tiene color azul.

    Explica de qué va esto Cuentista, que a mi me da la risa :)) :)) :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Chivilla....

      ¡¡Ahí está mi pequeña al ataque!!

      Lo explicaría si consiguiera entender al menos lo que es "hemocianina" a mí me suena a "emoción" y no creo que vayan los tiros por ahí... bastante me ha costado el nombrecito del tentáculo.

      Estuve a punto de poner que es el brazo que el pulpo macho utiliza para fecundar a la hembra... la curiosidad me llevó a leer todo sobre la fecundación pulpiana... ¡¡Ya sabes cómo soy!!

      Un beso guapa, las entradas de ingredientes de temporada volverán y ya te estoy temiendo...

      Eliminar
    2. En agosto... volverán en agosto y ya tengo temblores...

      Eliminar
  5. Creo que nadie ha captado como yo el fondo de esta entrada.

    ¡Es una gran putada ser un pulpo! Y no te rececuento si eres un pulpo macho. Peor que ser el macho de la mantis. Te perseguirá la cuentista cual viuda negra.

    Lo asustamos, lo pasmamos, lo golpeamos y nos lo zampamos a la gallega con unos grelos y pimentón, así, con cariño y ternura. No sin antes mirarle a los ojos, para saber cuál es su derecha y su izquierda, contamos tres y nos encontramos con el hectocólito, por todos conocido, y que podemos encontrar en los supermercados al lado del cilantro, los orejones y la levadura fresca, en el estante de "La Cuentista Loca". Y así identificamos si el animalito es macho o hembra.

    Creo que voy a crear una asociación de defensa del pulpo. Pobrecito.
    Y que luego yo sea el ogro, válgame el pulpo.

    ResponderEliminar
  6. Que conste que hacía mucho tiempo que no me reía tanto y tan agusto...

    No era lo intención perjudicar al pobre pulpo macho.... Pero después de leer esto me doy cuenta de que todos los que me leéis cuando vayáis a comprar pulpos.... Solo vais a querer machopulpos!!!!

    ResponderEliminar
  7. Por no hablar de todos los sistemas de tortura que os he enseñado.... Pobre animal....

    Me siento fatal con los octópodos y encima tienen tres corazones.... Lo que van a sufrir por mi culpa. :-/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes el dicho: LO intención es lo que cuenta.

      Eliminar
    2. Cachis en todo pequeño...

      Quiero que conste en acta que he escrito desde el teléfono y en el trabajo porque hoy he salido a las mil y monas...

      ¿No merece eso un poco de piedad?

      Eliminar
  8. Me encanta este nuevo apartado , que nos adentres en mundos desconocidos, que nos enseñes cosas que aunque a todos nos suenan nunca nos hemos parado a leer o aprender más.

    Me parece una idea genial la de la pestaña superior, así está todo más recogido y es más fácil de buscar.

    Gracias por la clase y besotes mi niña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encantaaaaa!!!

      Pero no sé abrir la pestaña :-(

      En su momento (hace meses) la abrí y la quité para ponerla cuando fuera necesario.... Y ahora no lo consigo!!!!

      Soy una borrica con estos temas.... Seguiré intentándolo!

      Un besazo guapa

      Eliminar
  9. Brujas, ogros, duendes, ográngeles y demás personajes de cuento del Reino...

    ¡¡HABEMUS PESTAÑAS EN LA PARTE SUPERIOR!!

    Me consta que solo hay dos y que no es para dar saltos de alegría... pero gracias a la ayuda de los personajes que viven en Valdemoro he conseguido en un alarde de espabilo crear la página nueva para meter los trucos de cocina.

    Gracias Cris y Pablo... debe ser el aire de allí lo que os ha hecho preocuparos por mí en el mismo segundo.

    Me habéis enviado el enlace al mismo tiempo, uno por mail y el otro por whattsapp... Gracias.

    ¡¡Cualquiera diría que os conocéis!!

    Besos guapooooooooos

    ResponderEliminar