martes, 23 de junio de 2015

Érase una vez... Patatas Hasselback.


Érase una vez… un zagal que la vida convirtió en abuelo.

Cuando se jubiló quiso recuperar parte de su niñez perdida y decidió volver a vivir en el campo, pero ésta vez iba a hacerlo para él mismo, sin ovejas ni señorito. La época de “Los Santos Inocentes” y  la “Milana bonita” habían terminado hacía mucho tiempo.

Decidió hacerse con un terreno, disfrutar del aire de la montaña y vivir tranquilo en una casita en el campo.

En el terreno “echó unas gallinas”, como ya sabréis muchos por la receta del pollo a la zorra y sembrar para tener su propia huerta. Entre otras hortalizas… el primer año sembró unas patatas. Mimoseó las plantas, probó con distintos trucos para evitar el escarabajo que echa la flor y tras todos sus trasiegos llegó la temporada de recogerlas.

Qué felices caminaban por la carretera que lleva a la huerta los dos abuelos y su nieto Ismael… con su bolsita de plástico en la mano para guardar todas las patatas recolectadas.

Con las primeras que cogieran la abuela quería preparar una ensaladilla y dar a su hija Cuentista unos kilos para que no tuviera que comprarlas.

Y allí se plantaron los tres.

El abuelo cogió la azada para ahuecar la tierra y sacar la primera patata mientras su familia miraba con carita ilusionada…

¡Qué hermosura! ¡Qué preciosidad! ¡Qué patata más pequeña!

Debía pesar la friolera de 5 gramos, muy bien formada… eso sí… pero era del tamaño de una cereza un poco gorda y así fueron todas las patatas que recolectaron ese año.

Cocer… lo que se dice cocer… no cocían bien, se quedaban perfectamente duras y tiesas.

Freír… lo que se dice freír… no freían bien porque absorbían todo el aceite y se quedaban aceitosas.

Hornear… lo que se dice hornear… no horneaban bien porque se quedaban como canicas, al caer al suelo sonaban a piedra.

Pero Ismael fue tan feliz entregando a su madre Cuentista la primera patata de la huerta que todo el trabajo mereció la pena.

De los errores se aprende y para el año que viene otro gallo cantaría.

Y aquí está el canto del otro gallo. Las patatas que traigo hoy son de la huerta de mi padre, he preparado una receta que me gusta a rabiar y a la que tenía muchas ganas: Patatas Hasselback.

De la despensa:
(Para cuatro duendes)


4 patatas medianas de unos 150gr. cada una. Intentad elegir patatas igualadas de tamaño y ovaladitas.
12 lonchas de bacon.
Una bolsa de queso rallado.
50gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
1 diente de ajo pequeño.
1/2 cucharadita de orégano.
Pimienta.
Sal Maldón.

Manos a la obra:
1. Lavar muy bien las patatas ya que nos comeremos la piel.

2. Debemos cortar rodajas en la patata sin llegar a cortar del todo, se trata de hacer un acordeón.

Para ello hay varios sistemas... el que yo uso es: Colocar una de las patatas sobre dos palillos chinos o dos lápices, hacer rodajas con un cuchillo bien afilado. De este modo cuando el filo del cuchillo llega a los palillos, estos nos hacen tope y no se corta toda la rodaja hasta el final. Es tan sencillo que en casa lo hace Ismael.

Otro sistema consiste en atravesar con una brocheta la patata por la parte inferior, al cortar la rodaja el cuchillo hace tope y no la corta hasta el final.

3. En un mortero machacar el diente de ajo, añadir la pimienta, el orégano y mezclar con la mantequilla hasta formar una pasta.

4. Cortar las lonchas de bacon en trozos del tamaño de nuestra patata, también se pueden usar taquitos de bacon cortados.

5. Con una cuchara ir echando un poquito de la pasta en cada corte de la patata, un poquito de queso rallado y colocar un trozo de bacon (o unos taquitos si hemos elegido esa opción).

6. Con una brocha pincelar la patata con un poquito de nuestra pasta de mantequilla y echar un poco de sal Maldon por encima. Ir colocándolas en una bandeja de horno (yo las pongo en un pirex porque no suelo colocar nada directamente sobre la bandeja).

7. Meter en el horno precalentado a 180º calor arriba y abajo. Pasados 10 minutos bajar la temperatura del horno a 160º y 30 minutos después podremos disfrutar de ésta maravilla.

Moraleja: Se puede sustituir la mantequilla por aceite (yo lo hago).

La receta original de estas patatas sólo lleva mantequilla, ajo en láminas y sal. Con salmón quedan deliciosas... con bonito también... echad imaginación porque es una receta muy resultona y la patata admite de "to".

Y colorín, colorado... ésta receta se ha acabado.

32 comentarios:

  1. Buenos días o mejor dicho buenísimos. Esta receta es digna de majarajás y reyes. Y el cuento me gusta muchísimo porque la verdad es que no es difícil echar patatas, me imagino la cara de tu padre cuando vio la recolección, yo voy a hacerlas con mantequilla y con aceite y asi comparamos cuales nos gustan más.
    ¿El tiempo de hornear es el mismo? Yo creo que si, pero me da miedo equivocarme.
    Un abrazo enorme y gracias de nuevo por estas maravillas que nos enseñas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crees bien Nando!!

      Necesitan el mismo tiempo de horno, reconozco que con mantequilla están muy sabrosonas, pero con aceite son más sanas :-)

      Viendo mis últimos resultados de análisis de sangre creo que debería utilizar aceite...

      Un besazo

      Eliminar
  2. Al describir la niñez de tu padre has vuelto a recordarme la del mío que también fue pastor echándose solo al campo con las ovejas y vivió en una finca de Salamanca de la cual mi abuelo fue el guardés, igual que en los Santos Inocentes como tú dices. Una época que le marco profundamente, mis tíos y él no pueden dejar de pasar por allí cuando vuelven al pueblo cada año y es tema recurrente en sus conversaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el tema del 1° fiasco del cultivo de patatas me he reído mucho, supongo que por mucho que te expliquen como hacerlo no es nada fácil y solo a partir de la experiencia se aprende a sacar una huerta adelante.
      La receta tiene una pinta buenísima, perfecta para cenar uno de esos días en los que no has parao en poblado

      Eliminar
    2. El tema de los Santos Inocentes me hace mella en el corazón Daniel, fueron tiempos muy duros de los que ahora está recogiendo los frutos... una espalda destrozada.

      El papel de Paco Rabal siempre me ha recordado a mi tío Luis, el hermano de mi madre... lee el cuento de abrir del año pasado de "Un plato de zapato" y sabrás el motivo.

      Lloro siempre que veo la película. SIEMPRE.

      Un beso enoooorme...

      Eliminar
    3. De la siembra de patatas qué te voy a decir!!

      Las historias de mis padres en la huerta dan para escribir un libro en lugar de un cuento.

      Todo lo que pueda ocurrir... ¡¡ha ocurrido!! Me río con ellos cada vez que hacen algo nuevo.

      Y se enrabientan :-P

      Eliminar
    4. El cuento de "Un plato en el zapato" es el primero que leí del blog. Yo tuve un tío con sindrome de down aunque falleció por accidente varios años antes de que yo naciera. Paquito era el ojito derecho de la familia

      Eliminar
    5. Un plato en el zapato... :-D

      Perdóname guapo... mi tío era un bendito y no molestaba jamás, un plato en el zapato debe ser una auténtica pesasilla. :-))

      Él era el ojito derecho también de todos, nos enfadábamos con él... mucho algunas veces... pero todos queríamos "al tío Luis"

      Un beso guapooooooo

      Eliminar
    6. El cuento abrir, mayor o junior, qué más da. Jaaarrr, no puedo, no puedo. Ese chiquito que viene de Bonanza....
      Un plato en el zapato, en mi caso puede ser peligroso, cada vez que me descalzo Sonia intenta que me lave los pies, yo prefiero que el olorcillo se desvaneza poco a poco.

      Eliminar
    7. :-)))

      Me refería a que abriera el mes de abril... ¿Cuela?

      Un besete a ese ojo de halcón!!!

      Eliminar
  3. Buenos dias cuentista! Me castigué sin entrar por aquí pues todo lo que cocinaba lo quería probar yo y me estaba poniendo como un tonel..ahora que ya puedo recuperar mi actividad física....creo que podemos retomarlo :) y esta receta me parece sencilita para empezar, ya que entre toma y toma no me queda tiempo a mucho más jaja un besaozo

    Lo siento, pero no recuerdo como me habías bautizado..anaotramás?otra ana más? Refréscame la memoria ajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana (otra más) me gusta...

      Te estabas poniendo como un tonel porque estabas embarazada... no he conocido todavía a ninguna embarazada que adelgace!!!!

      Ésta receta es estupenda y una forma muy buena de comer patatas sin pasarlas por un litro de aceite :-)

      África tendrá dentro de poco su propio cuento, lo sabes ¿Verdad?

      Cómo se negaba a salir al mundo he tenido que ir posponiendo su cuento :-)

      Un beso enooooooorme para los tres. POR FIN TRES.

      Eliminar
    2. Intrigadísima ando con ese cuento :)) me llena de orgullo y satisfacción que mi pequeña sea la protagonista de este blog durante un día.
      Lo de engordar estando embarazada me refería a hacerlo más de la cuenta, evidentemente. Anda que no estoy yo feliz con mis 10 kilitos de más :)

      Eliminar
  4. Patata.... la reina por excelencia en mi cocina, me gusta de todas las formas habidas y por haber :-), la receta de las hasselback es una de las pocas que no hice en su versión calórica tal y como nos has traído, yo la tuneo y le doy un giro de tuerca a la receta, vas partidas igual y rociadas con aceite, ajo en polvo, cebolla en polvo y pimentón de la Vera con escamas de sal; en casa nos gustan mucho :-), el próximo día que haga patatas haré tu receta y ya te cuento!!
    Lo que no puedo garantizar es que sean con patatas de huerto cercano, será cuestión de acercarse al mercado payés a hacer una visita ^_^.
    Un beso!!



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana!!

      Me encantan con pimentón y especias!! La verdad es que es una forma estupenda de comer patatas y admite lo que tengas en el frigorífico.

      En las de pimentón yo machaco el ajo natural en un mortero, echo un chorrito de aceite y el pimentón.

      Con esa mezcla y un pincel embadurno los cortes, echo la sal Maldon por encima y al horno. Sanas y deliciosas.

      Acompañada de molletes debe ser la bomba :-))

      Un besazo!

      Eliminar
  5. Buenos días!! Acompañadas de molletes no... que en lugar de aligerar la receta le sumamos calorías y con la operación bikini en pleno auge no es cuestión de aparecer con flotadores laterales... jajaja.
    Yo le pongo ajo en polvo porque así no pican tanto y Asier las devora de una tacada ^_^, sólo te diré que hay disputas entre nosotros dos para ver quien se agencia la última y nos lo tenemos que jugar a piedra, papel o tijera, no sé como se lo monta pero... siempre gana él!!!!! :-))))
    Un besote!!!

    ResponderEliminar
  6. Los flotadores en verano es cuando tienen más utilidad :-))

    ¿Para qué los quieres en invierno?

    La culpable de que me haya hecho adicta a los molletes tiene nombre propio: Ana Q

    Ya es tarde para meterme en la senda de "cuidar el michelín"... bueno... de hecho lo estoy cuidando muuuuucho :-)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja.... ya te digo yo que mejor qud afloren en invierno que en verano, sino.. me veo en la necesidad urgente de renovar elvestuario y no está el horno para más bollos :-)))))

      Eliminar
    2. Si los bollos son molletes no me parece mal. Creo que mis vacaciones debería disfrutarlas en Antequera para probar todos. :-))

      ¿Has escrito con el móvil? Voy a ser buena contigo, pero no te acostumbres.

      Da gracias a que soy una mujer muy empática que sabe que al escribir se escapan los gazapos!!!

      Eliminar
    3. Jajaja..... me has pillado!!! Con el móvil y sin repasar... :-))))))

      Eliminar
    4. En abrir, un plato en el zapato qud mejora elvestuario.
      Y aguas mil.

      Eliminar
    5. Jajaja... eres único Ográngel!!! Que sepas que eres uno de los pocos hombres del planeta que permito que me tosa :-))))))

      Eliminar
    6. :-)))

      Te lo hemos puesto a huevo Pablo, hemos formado equipo Daniel, Ana y yo para darte una frase célebre!!!

      Eliminar
  7. No pienso hacer esta receta por estos motivos.
    - El nombre.
    - Siempre quedan duras o demasiado blandas.
    - Este tipo de recetas, siempre me decepcionan. Siempre. Porque nunca me saben a nada.

    Respecto al rececuento, creo que el verdadero desafío de mi padre siguen siendo los tomates.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El nombre? A mí me recuerda siempre al actor de "el coche fantástico" :-))

      No busques excusas... La culpa no la tiene el punto de la patata. Lo que quieres es que te los haga en julio en la cabaña!

      ¡Reconócelo! Y sí... Te las preparo. :-)

      Ya verás lo buenas que están. Y si quieres las acompañamos con los tomates de papá! El otro día los estuve viendo y la cosecha de este año apunta maneras. :-)

      Eliminar
  8. Luego me explicas cómo consigue Ismael que poniendo dos lápices bajo una patata, al cortar con el cuchillo la patata y llegar al lápiz, no se haya cortado la patata por completo. Si el filo del cuchillo llega al lápiz y este está bajo la patata... ¿Tiene que ver con la forma ovalada de la patata? ¿Hay una posición buena y una mala del lápiz? ¿Cuántos kilos de patatas hay que desechar para conseguir las de peso y forma adecuadas?

    ResponderEliminar
  9. Mañana te hago un dibujo...

    Los lápices están debajo de la patata, ésta queda entre los dos lápices... La redondez de la patata queda por debajo del nivel de los lápices... Por lo que estos hacen tope!

    Ismael lo entendió fácilmente, tal vez deberías platearte aparcar a un lado tu mente "física" y bajar al mundo de los mortales por un rato. Es lo malo de levitar... el mundo humano queda en lontananza.

    :-). Me encanta esa palabra!!! Me recuerda a "Dentro del laberinto"

    ResponderEliminar
  10. Me lo platearé. ¿En el zapato? ¿De zapato?

    ResponderEliminar
  11. Me super encantan estas patatas ¿sabes? como tu dices dan mucho juego pero lo mejor es que están deliciosas, esos cortes impregnados de tanto sabor .... mmmm me hacen salivar y eso que hace nada que acabo de terminar de desayunar.

    Y si encima las patatas son de cosecha propia pues mejor todavía , ainss eso si que me da "envidia" cuando yo sea abuelita también tendré mi huerto jejejeje

    Besazos linda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Cris!!!!

      Es una maravilla la huerta... Pero nos hemos dado muuuuuchos golpes con cada una de las cosas que hemos intentado poner en marcha.

      Nos reímos cuando pasan las semanas... Pero hay días que minoraste hubiera pasado una maquina apisonadora por encima y habría montado una zona de barbacoa :-))

      Sin ir más lejos la semana pasada unos perros se dedicaron a levantar toda la plantación de judías verdes recién nacidas... No han dejada ni una sola mata a salvo...

      La cara de mi padre era más perruna que la de los propios perros!

      Jajajaja, el pobre...

      Un besazo guapa.

      Eliminar