martes, 7 de julio de 2015

Érase una vez... Grissini


Érase una vez una Cuentista que hizo una promesa...

Un buen día preparó un delicioso paté de mar y prometió unos grissini para poder picotear ambas cosas juntas.

Y aquí están... vienen sin cuento porque hay veces que las palabras se atascan y no quieren salir.

Hay veces que la cabeza anda llena de ogros, brujas, pócimas malignas y no me apetece dejar que entren en nuestro mundo... 

Por eso sólo os traigo los palitos, prometo utilizarlos para ahuyentar a los malos y ponerlos contra la pared por portarse tan requetemal. 

Echadme una mano, preparadlos vosotros y así me daréis las armas para conseguir alejarlos de nuestro Reino.

De la despensa:


(Unos 30 palitos)
410 gr. de harina de fuerza.
1 sobre de levadura de panadero.
50 gr. de aceite de oliva virgen.
120 ml. de agua tibia.
90 ml. de leche.
12 gr. de azúcar.
8 gr. de sal.
Sal Maldón /pimienta molida / tomillo / pimentón picante...

Manos a la obra:
Colocar en la bandeja del horno una hoja de papel sulfurizado (de horno).

1. En un recipiente grande echar la harina, la sal, y el azúcar, mezclar todo bien.

2. Diluir la levadura en el agua tibia.

3. Hacer un huequecito en el centro y echar los líquidos (salvo el aceite). Mezclar todo muy bien con la mano.

4. Colocar la mezcla en la encimera e ir amasando hasta que tengamos una masa integrada, añadir el aceite y seguir amasando hasta que no se pegue en la mano limpia.

5. Dividir la masa en dos para hacerla manejable de tamaño y estirarla con el rodillo dando una forma rectangular con un grosor de medio centímetro más o menos.

6. Yo utilizo una espátula larga metálica (de las que se usan para estirar el chocolate o preparar tartas) para cortar tiras de 1 cm. de anchura. Echar por encima la sal Maldón y la pimienta espolvoreada. Con las manos arrastrar el palito ligeramente redondeando para formar un cilindro. Ir colocando cada palito en la bandeja del horno con el papel.

7. Meter la bandeja en el horno precalentado y hornear 15 minutos a 200º, tendréis que preparar varias bandejas.

Moraleja: En lugar de sal y pimienta podéis echar tomillo, pimentón picante (a través de un colador para que no queden grumos) o lo que se os antoje. Yo suelo hacer unos poquitos de cada. No os preocupéis si quedan dobleces en el cilindro o desiguales, esa es la gracia de hacerlos en casa.

Y colorín, colorado... ésta receta se ha acabado.

20 comentarios:

  1. Buenos días Delia!! Y digo yo..... la masa no debería reposar al menos una hora al llevar levadura??? No he visto que la receta lo indique.... :-))))))))))))
    Los míos siguen en lista de espera, poco tiempo para cocinar pero prometo grisinear al estilo de la bruja gamberra ^_^.
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no Ana...

      Para ésta opción no necesita reposo de una hora, basta con el tiempo de formación de los palitos y horneado de las "varias tandas"

      Yo los hago siempre sin reposo y quedan impecables!!!

      Por eso es tan sencilla...

      Estoy deseando ver la tuya :-)

      Date prisa!!!!

      Un besazo

      Eliminar
    2. Ummmmm.... interesante.... la pondré en práctica :-)))
      Si la semana que viene citas a la bruja gamberra yo me llevo al gato ^_^, en casa estamos empezando a adoptar a un nuevo visitante que viene a hacernos compañía, sólo te diré que ayer se atrevió a acercar su diminuta cabeza y la restregó contra el brazo de la bruja gamberra.... eso es de gatos valientes ¿no crees?... jajaja... seguiré informando en próximos capítulos....

      Eliminar
    3. Por supuesto que te cito Ana!!!!

      A quien no quiero citar es a los que se merecen un palo o un ladrido de Gus...

      El gato también es bienvenido. :-)))

      Qué osado parece...

      Eliminar
  2. ¿Levadura de panadero? ¿Y no se enfadará si se la quito? Creo que me rindo antes de intentar buscarla, ¡hace demasiado calor!

    Si hay que pegar a alguien, cítales para la semana que viene. Llevo un perro fiero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se enfadará chivillo... Porque con esa carita que tienes es imposible que se enfaden contigo. Es tu don.

      Entiendo lo del calor y además podemos hacerlos juntos la semana que viene en la cabaña.

      No pienso citar allí a nadie por muy fiero que sea Gus. :-)))

      He decidido disfrutar todo lo que pueda de esos días de tranquilidad con vosotros... No veo el momento!!!!!!!!!!

      Por cierto... Habemus cobertura e internet en tooooooda la casa. No me lo puedo creer :-))))

      Eliminar
    2. Que me llegan los correos, en/el todo momento. Tienes el poder de que no me lleguen, recuerda.

      Eliminar
    3. Lo sé... He estado a punto de escribir "rectificar es de sabios" en un comentario nuevo :-))

      De momento no voy a ejercer ese poder!

      Eliminar
  3. Había una vez una nube de verano, una nube enorme y marrón que ensombrecía todo aquello que alcanzaba. Un caluroso día llegó al Reino y convirtió el ambiente, normalmente agradable, en algo irrespirable que no dejaba dormir a la Reina de noche ni trabajar de día y sin ganas de hacer nada, ni siquiera de escribir cuentos para los habitantes de su Reino.
    Pero la nube, como todas las nubes de verano, no duró mucho, el viento del Nordeste arreció con fuerza, la barrió por completo y en el Reino volvió el sol y la brisa de siempre, que llenó de inspiración a la Reina e ideó la mejor receta jamás hecha antes y que llenó de dicha a sus súbditos y criaturas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podía permitir que la entrada de hoy prescindiera, aunque sea, de un pequeño cuento como este ;-)

      Eliminar
    2. Gracias Daniel. No encuentro más palabras.

      Eliminar
    3. Bueno, sí...

      Acabo de comprender que el día que necesite escribir un cuento y la vida me pese tanto que no lo permita... tengo un "negro" bueno y perfecto para la tarea que necesito.

      Gracias otra vez guapo.

      Eliminar
    4. ¡¡Pero bueno!!

      Te lo estoy diciendo en serio... Mi Caballero (negro) de la Real Orden de la Hortaliza :-)))

      Eliminar
  4. Voy acumulando títulos, me gusta! :-)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por algo será...

      Las cosas no son gratis :-))

      (Y viene la temporada de tomates)

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  5. Cuentista, me gusta mucho la receta de esta semana y ver que incluso entre penas dejas de lado lo malo para cumplir tus promesas.
    Creo que hablo en nombre d e todos si digo que tus penas nos entristecen un poco a todos los que te leemos todas las semanas porque siempre nos haces sentir tus alegrías y los sentimientos que vives a través de todos los que te rodean.
    Desde mi cocina y toda mi casa te envío un abrazo muy fuerte para ver si entre todo el reino conseguimos que lo malo pase pronto, soy hombre viejo y se que todo pasa y suele ser mas pronto de lo que solemos creer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nando, de cocina a cocina te diré que las malas rachas pasan y que entre fogones se me van pasando los días y con los días todo va sanando :-))

      La semana que viene además tendré por aquí a mis tres pajaritos recién llegados de los calores de Madrid y seguro que todo mejora más rápido todavía :-)

      Un baño en el río, una buena comida en el horno de leña, buenas cenas a la luz de la luna y las velas, muchos abrazos y besos... Seguro que para dentro de un par de siglos estoy del todo sana :-)))

      Mientras tanto haz los palitos y mándame la foto.

      Este viernes toca entrada de "todos escribimos cuentos" y sé de cierto "hombre viejo" que aparece por ahí.

      Gracias Nando... Sé que tu preocupación es sincera, me llega a través de los hilos "internetianos" que unen nuestras cocinas.

      Un besazo...

      Eliminar