viernes, 10 de julio de 2015

Érase una vez... vuestros bizcochos de zanahoria.


Érase una vez una Cuentista que un día decidió preparar para los habitantes del Reino un bizcocho de zanahoria.

La base de la receta se la tomó prestada a Ana Q. Sé que las comparaciones son odiosas... pero lo justo es que podáis ver cómo la hace Ana, os prometo que la base está sacada de una obra de arte.

He querido robar la foto y no he podido... Ana... sé buena y envíamela para poder poner aquí tus mariposas y las rosas sobre la crema de mascarpone.

Antes de prepararlo en el Reino hizo varias pruebas y con la primera se ganó el corazón de Ana (otra más)... bueno realmente se ganó dos, porque dentro llevaba otro corazoncito latiendo... África dio su beneplácito a la receta y mientras viajaba en la barriga de su mamá se lo pidió varias veces.

Del primero no me llegó foto porque desapareció antes de aparecer la cámara, creo que este fue el segundo ¡¡o el tercero!!


El tiempo pasó y un buen día Silvia decidió marcarse un "total food" Cuentista... Me consta que en el Reino real se dice "total look" pero yo vivo mucho más entre cocinas que entre pasarelas. 

De primero hizo la ensaladilla de mi madre y de postre la tarta de zanahoria sin frosting, se dio prisa en sacar la foto de la tarta porque vio que la ensaladilla había "casi desaparecido" antes de hacer la foto y no se la quiso jugar...

La ensaladilla la veréis dentro de poco... ¡Lo poco que quedó!


Aquí llega la de mi chivilla... Sonia probó la mía definitiva y sin dudarlo le gustó más con el frosting, de manera que pasamos el fin de semana gocheando y echándolo en nuestra tarta para acompañar al café.

Mucho me temo que el suyo ha quedado un pelín líquido y necesitaba frío... Pero la zampona no pudo esperar más, debía tener ganas de clavar el diente y no dejó que se enfriara.

Chiviiiii... Tengo un frosting nuevo que podrás probar el domingo y una tarta que te va a quitar el sentío. ¿La hacemos el lunes?


Y ahora voy a reconocer que me desborda el orgullo y sé que a él también... 

¿No es así Nando? 

Supongo que si hace un año alguien te hubiera dicho que una tarta de zanahoria hecha por ti iba a salir en un blog de cocina... Te habrías carcajeado. 

Pues aquí está. Preciosamente dorada y redondita.

Nuestro reino es mágico, todo es posible en él y ahora sabemos que todo se puede conseguir... 


Y aquí llega... La estrella.

Perdón, quería decir la estrellada. Un claro ejemplo de los pasos que hay que seguir para lograr un bizcocho (este no es de zanahoria) original.

No dejará a nadie indiferente, un horneado perfecto, una textura inmejorable y un desmoldado impecable. 

El autor de tanto despilfarro de gracia culinaria no es otro que mi hermano Pablo... Hizo varias fotos del bizcocho de chocolate y poco a poco las podréis ver todos porque merecen un lugar de honor en nuestro Reino. Junto a las tortitas estrelladas.


Y colorín, colorado... Vuestras tartas hasta aquí han llegado. 

10 comentarios:

  1. Buenos días!! No sé si mandarte la foto :-))))), el bizcocho está tan cubierto que no se sabe si era una tarta de zanahoria o una de espinacas... jajaja, menos mal que hice foto del corte :-))))
    Menudo despliegue de bizcochos, queda claro que el bizcocho marca tendencia allí donde llega, todos tienen una pinta estupenda!! De auténtico total food!! ^_^
    Quiero hacer un pequeño inciso.... la misma base sirve para hacer magdalenas simples o cupcakes... ¿quien se atreve???? :-)))))))
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tengo Ana!!!!

      Gracias... Es una tarta preciosa y se merece estar ahí!!

      Intentaré ponerla lo antes posible, desde el iPad no se puede... Ya lo he intentado y es imposible!!!

      De las cupcakes no digo nada... Porque tengo pensada una entrada (ya está preparada) con otro bizcocho que mis pequeños probarán ésta semana... Ellos decidirán!!

      Estoy deseando que lleguen :-))

      Eliminar
    2. Me consta que tienes la foto, ya la colgarás cuando puedas, no hay prisa, tranquila :-)))), bastante tienes con los preparativos de la próxima visita a la cabaña :-))))
      Respecto al bizcocho de Pablo.... lo ví un poquito oscuro pero..... preferí correr un tupido velo y hacer la vista gorda ^_^.
      Sólo diré que si Sonia lo ha hecho.... Pablo puede ser capaz de hacerlo sin mayor problema porque cuenta con la ayuda de manos expertas :-)))), recordar que el engrasado del molde y posterior reposo antes de desmoldarlo.... es de vital importancia *_^.

      Eliminar
  2. Uno se pregunta qué hace mi bizcocho de pocholate con los de zanahoria, pero me congratula ser motivo de vuestro solaz esparcimiento. Debo decir que cometí dos errores: primero, el molde no es el más adecuado, uno más bajo donde la masa se extienda más es mejor. Segundo, no esperé a que el bizcocho se enfriara antes de desmoldarlo, detalle que parece ser que es importante.
    Rico estaba, y lo he ido perfeccionando, el tercero que hice me salió ideal de la muerte, quizás porque cambié el molde y esperé antes de desmoldar :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente se merece un lugar privilegiado Pablo...

      Pocas veces he visto tanto despilfarro de arte en la cocina :-))

      Y las demás fotos irán cayendo! Porque tengo varias... Desde distintos ángulos...

      Prepárate para preparar la nueva que tengo pensada!!! Vas a quererme muuuuuucho!

      Eliminar
  3. Creo que hoy he debido enseñar tu página a medio Santander de tan orgulloso que me siento, en la cafetería por la mañana no se lo creían y he tenido que sacar el teléfono y ponérselo. Esto debe tener alguna contraindicación por que si te ves una vez te quieres ver ciento.
    Me siento muy orgulloso del resultado y supongo que Pablo también por que no veo fácil conseguir ese acabado tan especial y original. No te enfades conmigo Pablo pero es que me has echo soltar una carcajada con el bizcocho y con las tortitas que no había visto hasta hoy.
    Un abrazo muy grande a todos y a seguir cocinando. Para celebrar esto voy a preparar otro bizcocho y esta vez con el frosting, que no se diga que me conformo.

    ResponderEliminar
  4. Yo no juzgo las cosas por su aspecto exterior, así que hasta al pastel de chocolate de Pablo le habría echado con gusto el diente... :-)))

    ResponderEliminar
  5. Yo no juzgo las cosas por su aspecto exterior, así que hasta al pastel de chocolate de Pablo le habría echado con gusto el diente... :-)))

    ResponderEliminar
  6. El bizcocho de la foto es el segundo intento...y aunque en la foto no se aprecia, por dentro quedó crudo y el siguiente lo hice con el molde de la primera vez y problema solucionado :) desde entonces no lo he vuelto a hacer, la lactancia materna a demanda y el viaje al reino de mis padres me han tenido bastante ocupada, pero repetiremos, no lo dudes, que me falta hacerlo con el frosting. Cuando volváis de la cabaña tenemos que vernos , África está deseando conoceros .

    ResponderEliminar
  7. A veces pienso que eres un oso invernando.... vengo a visitarte de vez en cuando pero éste blog está más tranquilo que una balsa de aceite, intento ser paciente.... quiero que vuelvas..... y creo que no soy la única...... Un abrazo y muchos besos mi querida Cuentista ❤

    ResponderEliminar